Inicio - Destacados - HERMAN PERNALETE MADRID: “Hoy día se exige mayor verticalidad de los periodistas”

HERMAN PERNALETE MADRID: “Hoy día se exige mayor verticalidad de los periodistas”

Si de un periodista se puede hablar y mencionar en la fecha del 27 de junio, debe ser Herman Pernalete Madrid, diríamos una institución reporteril y columnista de fuerte polémicas y extraordinarios notas de suceso por muchos años que lo seguían y refiriéndose a él es el chiste que siempre anunciaban en sus extras radiales “desde el lugar de los hechos y a la vez sonaban las alcayatas de su hamaca”. Hombre noble y honesto que hizo de la comunicación en Carora una institución.

¿Tu encuentro con la comunicación y el periodismo?

Mis inicios fueron en El Diario de Carora y mis maestros fueron Víctor Julio Ávila “Vijú”, Antonio Herrera Oropeza, José Numa Rojas. El Diario fue una escuela, de allí salió tanta gente como Don Chío Zubillaga.

En el Diario de Carora yo trabajé todas las fuentes, pero allá el jefe de redacción, Víctor Julio Ávila, era un censor a ultranza y me repetía –no te vayas a meter en vainas- porque él sabía cómo era yo hombre de izquierda, aunque Vijú era comunista, todo ello porque El Diario de Carora era muy conservador y Antonio Herrera Oropeza su director decía –que era pequeña en la crítica y amplios en el elogio.

Así digo con El Caroreño que debe conservar los valores torrenses y eso es muy importante por tanto desbarajustes que hay en esta sociedad.

¿Cuando niño pensaste ser periodista?

Esa vena periodística me viene de mi época de estudiante en Mérida en la Escuela Técnica Industrial, eran los años 60 donde en la Universidad de los Andes la dominaba la izquierda, y uno estaba allí. Luego  ya en Carora era más reflexivo, aunque en Mérida nació ese principio de  objetividad.

Hace poco un amigo me decía que yo había tenido mucha suerte de trabajar en otros tiempos y donde se respetaba a los periodistas, hoy en día todo es muy arriesgado y peligroso especialmente con notas del tráfico  drogas. Fíjate, hoy se sataniza a los periodistas en la guarimbas y en las que no son guarimbas. Todo es un problema.

¿Cómo fue ese trabajo en la calle cubriendo todo lo que pasaba en la ciudad?

Yo cubría y me especialicé en sucesos y política, es un trabajo reporteril es muy bonito. Es estar al tanto de todo, estar en contacto con el pueblo. Por ello debe existir ese periodista recatado y objetivo.

Como están las cosas hoy día donde hay periodistas que imponen la línea general, yo hacía trabajos para El Nacional y sé lo difícil de ese medio. El Impulso era más cerrado, pero con la polarización que está muy marcada, lo decía la fiscal Luisa Ortega Díaz, que hay una fuerte censura en todos lo que sea contra el Gobierno, y por eso es que hay que llamar a la reconciliación y la paz.

¿Cuáles han sido los años más difíciles para ejercer esa función pública y social?

Yo que entré al periodismo desde el año 1960, los años más difíciles fueron en la IV República, porque si decías algo importante de Copei, te atacaba AD y dígame si mencionabas a la izquierda.

Hay que tomar en cuenta las viejas escuelas; fíjate que cuando cayó Pérez Jiménez aquí en Carora jóvenes como Ignacio Herrera Silva, Abelardo Riera decían que fueran a sacar los presos de la cárcel y uno más viejo, el Dr. Ambrosio Oropeza decía que con diplomacia se hacían mejor al cosas, hay que oír los consejos de los viejos.

¿Alguna pauta difícil de cubrir?

En el año 1967 cuando la división de AD y nacimiento del MEP. En la plaza Corpahuaico fui a cubrir las fuertes deliberaciones en plena división política y en plena plaza me ofrecieron que si tomaba fotos me sentenciaron por lo que hiciera. Allí no habían ni policías cuidando aquello, sino un solo peleón.

 

 Me decía un amigo, que  ahora sí amenazan de muerte a los periodistas.  Recuerdo una incidencia fuerte en la radio, el operador de guardia colocó en medio de la nota una canción de moda, que decía –que se murió el canario- refiriéndose a la nota leída, aquello trajo que a los dos días una poblada de Quebrada Arriba se presentara a la radio buscándome, por algo que no tuve la culpa.

¿Qué fue las fuentes de suceso para ti?

En sucesos recuerdo con tristeza y me conmoví que no olvido la muerte de un niño en Arenales, donde un hermanito disparo jugándose a otro con una escopeta, eso fue muy fuerte para mí. Igualmente antes habían excelentes relaciones con los órganos policiales, como PTJ, policía y tránsito.

¿Qué es ser un reportero?

Haberme acercado al pueblo, conocer nuevos valores y vivir esos principios como los de Carora que son muy conservadores, ahora uno ve jóvenes con nuevas ideas, mucha fuerza y valor, además jóvenes con mucho talento.

Entre la radio y el impreso, tus experiencias

En la radio una vez me censuró Carlos José González con el editorial del 30 de abril con ocasión del Día del Trabajador, donde yo coloqué –a los campesinos vayan afilando sus machetes para seguir en el combate de luchas de clase-, y Carlos José dueño de la radio me dijo  -que bolas Herman, ahora si me van a cortar el cogote. Ese editorial no salió. Ahora en el Diario de Carora la censura era siempre por Vijú, dígame con mi columna de “El Hervidero de los Sábados”, que fue una experiencia maravillosa, la gente pedía que hablara por ellos y se vivieron días duros por lo fuerte y polémica. Una vez me trajeron una nota sobre el Monseñor Eduardo Herrera por algo de una procesión y yo no lo saque la censuré, porque no me iba  a meter con el Obispo.

¿Habrá alguna nota que no llegaste a publicar nunca?

Si, la de los Ovnis, cosas que hasta la Nasa lo acepta, es la existencia de extraterrestres, y no las redacté porque no iban a ser publicadas, salvo medios especializados. Por lo menos contar aquello de una familia amiga que en la vía a Urujuy cerca de Altagracia en La Otra Banda que iban por el camino y vieron una luz que se metió en la tierra y ellos revisaron y encontraron nada. Yo mismo y con mi esposa vimos Ovnis en El Coyón. A mi me han dicho que esos seres son nuestros hermanos mayores. Aunque a uno lo puedan tener como loco.

¿La función de los medios y el periodista en la actualidad?

Hoy día la profesión de periodistas es muy mercantilista por culpa de los dueños de los medios que son, primeramente unos empresarios, por ello tienen muy controladas las escuelas de periodismos. Ahora se ven unas enemistades muy marcadas e irreconciliables. Hoy día se exige mayor verticalidad de los periodistas. Pero dueños exigen seguir otra línea.

¿Se estará desvirtuando la profesión del periodista?

Aquí no hay hermandad, hay enfrentamientos entre los sectores políticos en disputa, aquí están llamados a matarnos unos con los otros. Me preocupa que por la vía que vamos tomando no lleguemos a nada. Hasta las familias están divididas es terrible. Fíjate yo tengo seis hijos y unos son guarimberos de los buenos.

¿Cómo fue ese Herman Pernalete en el seno familiar?

Yo fui muy polémico, fíjate yo llegaba  a mi casa y mi mamá me decía hace años atrás -llegó el comunista ese-, me satirizaban a mí por las posiciones, era comunista y ellos adecos, fui copeyano y ellos adecos y terminé siendo medio chavista.

Mi mujer, Isolina Coronel felizmente casados desde hace 54 años, tenemos 6 hijos, una sola es periodista Amalia.

A modo de conclusión, de un viejo y sabio periodista

A mis colegas los aprecio mucho, hace un año me buscaron y me llevaron a la plaza Bolívar. Pido prudencia a los más jóvenes y que lean mucho, que los medios electrónicos idiotizan  a los jóvenes, que igual los libros son importantes porque son diferentes su asimilación, aparte su lectura no es hace igual que un libro.

GERARDO PÉREZ G.-

FOTOS: ALEJANDRO BARRIOS.

 

Informacion Redacción Web

Compruebe también

Celebrada sesión especial por el Día Nacional del Docente

Texto: Mariangel Castro Fotos: Gilberto Suárez Cada 15 de enero en Venezuela se conmemora el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *