Inicio - Otros - Opinión - Adriana D’Onghia: Sin comida no hay paraíso

Adriana D’Onghia: Sin comida no hay paraíso

Venezuela, el país que ha llevado más de trescientos jugadores a las Grandes Ligas, la tierra donde nació Luis Aparicio, Vitico Davalillo, Miguel Cabrera y José Altuve, entre muchos otros, el lugar donde decenas de SCOUTS se pelean por firmar las mejores promesas del Béisbol, está viendo ahora reflejada su pobreza en el deporte que durante décadas lo había engrandecido.

De acuerdo a un reporte de Hugh Bronstein para la agencia de noticias Reuters, la falta de alimentación está haciendo que las futuras promesas del diamante no puedan llegar a concretar su sueño de ser pelotero. La realidad es abrumadora y es que nuestros adolescentes no están consumiendo los suficientes nutrientes en su formación y al llegar a la edad de doce años no pueden ingresar a las academias privadas que funcionan aquí para tener oportunidad de firmar posteriormente en un equipo de las mayores.

Las historias familiares de nuestras estrellas son en su mayoría desgarradoras.

 

Cada día descubrimos más y más tragedias que nos cachetean y recuerdan lo mucho que hemos retrocedido en los últimos años. Hace algún tiempo funcionaban en nuestro país las academias de las treinta organizaciones que hacen vida en el mejor béisbol del mundo y esto significaba la posibilidad latente de obtener un bono que sacara a la familia de la pobreza. Ahora, cuando cada día somos más pobres son los padres nuevamente quienes se sacrifican al punto de dejar de comer para que su hijo se alimente mejor y cumpla el sueño de jugar con los mejores y después retribuir los sacrificios a los suyos.

Las historias familiares de nuestras estrellas son en su mayoría desgarradoras. Los sacrificios a los que se someten incluso para conseguir el dinero para llegar a las prácticas, los implementos deportivos, los uniformes, en fin todo lo que representa formarse para brillar entre los demás es algo que les resulta cada vez más difícil.

A la herencia que nos ha dejado estos dieciocho años de ruina y decadencia, mal manejo de los recursos y políticas de gobierno desacertadas, debemos sumarle ahora la lamentable noticia de que estamos cerca de dejar de ser potencia mundial en exportación de talento beisbolístico y así como el petróleo, de a poco, iremos perdiendo terreno en béisbol internacional.

Adriana D’Onghia.-

Informacion Redacción Web

Compruebe también

Laureano Márquez

Laureano Márquez: La pregunta de las 64 mil lochas

Por ello responder a la pregunta de la señora Neuman -en un país que la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *