en , ,

Ni la ropa podrán lavar los caroreños

Hands wash stain of dirty clothes in big bowl
  • Con la llegada de la navidad los caroreños pensaban en usar ropa nueva, en los estrenos, ahora la preocupación es otra: ¿cómo poder vestirse con los trapitos de siempre?, porque ya ni lavarlos se puede, pues encuestados denunciaron que el jabón en polvo en su presentación de cinco kilos  en algunos casos supera el medio millón de bolívares, específicamente 560 mil.

En un recorrido por diversos supermercados y hasta bodegas la repuesta era la misma que no ha llegado que estaba esperando que les distribuyeran el jabón, pero que de seguro iba a llegar mucho más caro. En otros puntos ofrecieron una bolsa de unos 250 gramos en 50 mil bolívares y advertían que se trataba de jabón en polvo industrial que detallaron maltrata un poco las prendas.

Solo en dos establecimientos comerciales se encontró el producto, de marcas reconocidas en sus presentaciones de 250 gramos en un costo superior a los 50 mil bolívares, el de 900 gramos y un kilo de 88 mil a 100 mil bolívares y de cinco kilos iba de 450 a  560 mil bolívares, según la marca. La pasta de jabón azul pisa los 40 mil bolívares.

 

Dato: Medio millón cuesta la presentación grande de jabón en polvo.

La única opción accesible en el mercado se registró en los vendedores informales ubicados en la avenida Francisco de Miranda donde ofertaban un litro de jabón líquido artesanal en unos 15 mil bolívares. “Esto es una tragedia, ya ni lavar la ropita se puede, yo tengo un bebé y no me puedo arriesgar a comprar ese jabón de la calle que quién sabe qué contenga y debo continuar buscando la pasta de jabón azul”, lamentó Karina Pereira.

Otra de las encuestadas, quien se identificó como Luzmila Gallardo dijo: “Yo trabajaba lavando y planchando ajeno, ahorita lo hago si la gente me llevan el jabón y tengo las manos destruidas con el producto industrial que me llevan, que le quita el color a la ropa y los pobres jeans quedan lucidos”.

Redacción.-

Encuentran siembra de marihuana en una finca

Reinó la soledad en los centros de votación (FOTOS)