Inicio - Salud - Pacientes pasan roncha en HPO

Pacientes pasan roncha en HPO

Texto: Mario Sosa

Fotos: Archivo

El egoísmo del actual gobierno ha llevado a familiares de los pacientes con las diferentes patologías, a buscar ayuda hasta debajo de las piedras ante el rechazo de la ayuda humanitaria internacional, al punto que en algunas oportunidades se ven en la necesidad de pedir en la calle para completar para una medicina.

Pacientes oncológicos, diabéticos, cuadros de desnutrición, síndromes cardíacos, son una parte de lo que se puede encontrar en la emergencia del principal centro asistencial del municipio Torres, el Hospital Dr. Pastor Oropeza Riera, cuyo recinto no cuenta con los elementos básicos pre-hospitalarios para su emergencia.

Tras los recientes hechos devenidos de la crisis eléctrica en todo el territorio nacional, el nosocomio torrense también presentó irregularidades en la sala de emergencia, cuyos pacientes pasaron roncha, mientras que los familiares tuvieron que ingeniárselas para poder ayudar a sus seres queridos, porque a pesar de la voluntad y mística del personal de guardia, no contaban con las herramientas necesarias.

En el transcurso de las 100 horas sin el servicio eléctrico se pudo conocer que la reacción del gobierno regional ocurrió pasada las primeras 24 horas, colocando una planta eléctrica con capacidad para solo alumbrar el quinto piso, donde son atendidos los partos; en tanto el cuarto piso contó con una parte de alumbrado y sería el ingenio de quienes ejercen responsabilidades en esta área del HPO, sacar una extensión de cable que le permitiera recibir  electricidad a una parte de la improvisada sala de emergencia de adulto, en la cual pasan los años, nuevo gobierno y nada que se inaugura la nueva. Es de resaltar que la emergencia pediátrica estuvo totalmente a oscuras.

No cuentan con soluciones, gasas y muchos menos yelcos para los pacientes, por lo que antes de su ingreso le van diciendo a los familiares que salgan rápido a una farmacia o, dependiendo como vean a la persona, le recomiendan a quien debe dirigirse para que le consiga bachaqueado el insumo, por lo que un ojo no basta para pagarlo.

La desesperación ha sido la mala consejera de muchos al momento de entrar en crisis, por lo que no mejora ni el paciente, ni el acompañante.

SALVACIÓN

Además de pegar una plegaria al Todopoderoso o en quien la persona enfoque su fe, pacientes y allegados han contado con el apoyo de las redes sociales para poder hacer público el caso y de alguna manera conseguir el tratamiento, medicina o aporte monetario si requieren una intervención quirúrgica.

Otras ayudas han sido las fundaciones que a través de las colaboraciones unen esfuerzos llevando comida para los pacientes y acompañante. Para los más pequeños que se encuentran internados corren con la suerte de conseguir medicina y hasta ropa, pero desde el pasado 22 de febrero las instituciones más reconocidas por la plataforma 2.0, han recibido amenazas y persecución para quienes realizan las ayudas y colaboraciones, sobre todo si vienen del exterior.

Las iglesias han hecho su aporte, quienes con sus grupos de colaboradores realizan donaciones y llevan también alimentos para que puedan sostenerse en las instalaciones abandonadas por un gobierno indolente.

MANTENIMIENTO

El aseo de las diferentes áreas del hospital se mantiene a duras penas por aquellos que se toman en serio el trabajo y con sacrificios rinden los pocos productos que les llegan para que no se genere una contaminación y perjudique la estancia de quienes laboran como a los pacientes.

Vale destacar que en algunas área el hedor a heces, orine y basura por la negligencia de los mismos usuarios ha contribuido para que se genere un ambiente nada agradable y totalmente insalubre.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

SIN DESCANSO: Más de 4 bandas han sido desarticuladas en Torres

Mario Sosa La cuenta oficial en la red social Instagram del director general del Cuerpo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *