Inicio - Destacados - CRISIS ELÉCTRICA: Residencias a merced de la delincuencia

CRISIS ELÉCTRICA: Residencias a merced de la delincuencia

Texto y Fotos: 

Mario Sosa

Salir de las viviendas y dejarlas solas, se ha convertido en una zozobra adicional  para el caroreño, debido a los altos índices de robos y hurtos en los diferentes sectores de la ciudad, aun cuando cuentan con sistemas de seguridad antiguos o actualizados al ritmo de la tecnología, pero que quedan vulnerados al quedar sin electricidad.

La delincuencia no solo se ha aprovechado de la oscuridad para perpetrar sus fechorías y así entrar a las viviendas, sino también de la falta de patrullaje en gran parte de la ciudad y la carencia en la mayoría de residencias que no cuenta con un sistema óptimo que le permita a los residentes tener la sensación de seguridad.

Sectores populares como Calicanto, La Greda, Antonio José de Sucre, Urb. Francisco Torres y La Otra Banda son alguno de los lugares donde la delincuencia no ha cesado aprovechándose de la crisis eléctrica.

Los cercados eléctricos han pasado a ser un sistema obsoleto o catalogado de poca efectividad, ya que al estar sin servicio eléctrico quedan vulnerables indistintamente sean para vivienda o establecimiento comercial.

Hace un par de días reportaron el robo de una vivienda en el sector La Greda con el robo de un televisor; en cuanto a la urbanización Antonio José de Sucre, par de viviendas recibieron visita de los amigos de lo ajeno que procedieron a “mudarlos” según el argot coloquial. En la Otra Banda, a pesar de estar a plena luz del día, eso a la delincuencia ni le importó. Varios sujetos ingresaron y se llevaron alajas y dinero en efectivo de moneda extranjera.

Los objetos más comunes que se han reportado son bombonas de gas, bombas de agua, tanques de agua, máquinas de moler, cauchos, baterías, los conectores de televisión por cable, antenas de televisión satelital y para los sectores rurales con cría de animales (vacas y cabras).

Los vecinos de los sectores afectados hacen un llamado a los diferentes cuerpos de seguridad que hacen vida en la ciudad, que se dediquen a la seguridad de las zonas residenciales y no al cuidado de sus intereses como vigilar colas y establecimientos para su beneficio, ya que para nadie es un secreto que pagan vacunas para que realicen “rondas de seguridad”.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

A Viva Voz

11/09/2019 Hay muchas razones para no creer. Dos gobiernos de Julito y uno y medio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *