Inicio - Local - A Viva Voz - A VIVA VOZ

A VIVA VOZ

14/05/2019

Ahora si se subió la gata a la batea. El madurismo definitivamente consiguió la fórmula de sacarnos de la actual crisis, reparar esa brújula defectuosa que nos desvió del camino que transitábamos hacia el primer mundo y con ello volver la prosperidad. No será necesario ya encender los 15 motores, que ni el asesor español  Alfredo Serrano Mancilla pudo arrancar, porque una decisión de alta política económica, ideada por cualquier hijo de María cuyo nombre ya no importa, echó a andar una estrategia que elevará nuestro niveles de producción a sitiales nunca antes establecidos, ni por aquellos países con los mayores estándares desarrollos. Ahora si nuestro parque industrial emergerá de las profundidades donde se encuentra, los anaqueles se verán nuevamente repletos de productos, y la escasez de gas, agua, luz y gasolina será cosa del pasado. Esta vez si va. Hizo falta que la diáspora venezolana se llevara con ella toda esa mano de obra que camina por carreteras distantes de países del sur, para que nos diéramos cuenta que la solución estaba aquí. No es otra que esa mano de obra de la tercera edad que sustituirá a los que se han ido, la que nos sacará de este marasmo donde caímos tras 20 años de populismo despilfarrador. En efecto, la última “estrategia económica” del régimen se llama Chamba para adultos. Sí señor, sobre los hombros de los adultos mayores descansará la producción del país, por lo menos algunos de ellos experiencia deben tener. En Carora esta nueva “misión” apenas da sus primer pasos, pero en Barquisimeto, más precisamente en los alrededores de la Plaza Bolívar, ya hemos vistos a los primeros aspirantes al “trabajo productivos” que busca reclutar el gobierno. Sin ánimos de rebajar su condición, sino más bien por consideración a ellos mismos visto que la necesidad con cara de perro los obliga a semejante patraña, los voluntarios que observamos se veían aporreaditos, medio cegatos, incluso alguno ayudados con andaderas o apoyados en bastones. Son los llamados a encender los motores que el gobierno no ha podido arrancar en los últimos 20 años. No cabe duda que la estrategia no es producir, sino mantener a los viejitos ocupados en las taquillas de los bancos o tirados en las aceras frente a las entidades financieras esperando el amanecer. Por lo general son los mismos que ya cobran pensión de adulto mayor, hogares de la patria y la José Gregorio Hernández, todas las cuales no les alcanza para adquirir lo que acompañe las lentejas de las bolsas clap, y mucho menos la pastillitas de la tensión que regularmente deben tomar todos los días. El populismo, ese adefesio político producto de la demagogia, ha sido la fórmula de la cual echó mano hasta el abuso este régimen que nos llevó a la actual ruina. ¿Hay quien crea que los venezolanos de la tercera edad va a sustituir a los Cuatro millones que se marcharon del país buscando nuevas oportunidades?  Estamos, como dicen por ahí, al final del túnel. A las puertas de un cambio, en víspera de un nuevo amanecer que sepulte para siempre esta etapa de oscurantismo en el que caímos por nuestras propias irresponsabilidades. Que lamentable que a estas alturas del debate vuelvan los necios a echar mano de la tercera edad para encubrir sus incapacidades.  

PREGONADAS

Ya andan por ahí el concejal Denny Pereira y Magdalena Meléndez convocando a reuniones “importantísimas” que permitirán elevar la productividad del país. En Barrio Nuevo convocaron a todos los vecinos, sean o no miembros de los consejos comunales, a sumarse al nuevo proyecto del gobierno que llenará los anaqueles, y por consiguientes las despensas de los hogares, con productos de la dieta diaria. ¿El motivo real? Instruir a los presentes sobre los mecanismos para integrarse al programa Chamba para adultos. Será como siempre a través del carnet de la patria y esperar que la lotería saque su número para cantar ¡bingo!

 La marcha del Frente Amplio del pasado sábado, no se puede negar, estuvo bien floja. Hay quienes pretenden hacer leña del árbol caído, y ese no soy yo, aunque suelo enfrentar a aquellos que pretenden coger agua clara sin mojarse las rodillas. Por ello traigo a colación un tuit de Antonio Herrera Vaillant, no es de Carora por cierto, quien presidió la Cámara venezolano-Americana por muchos años y ahora en el exterior. “Lo importante no es el tamaño de las manifestaciones, sino su persistencia. Cuando hay euforia son lógicamente más grandes, cuando hay incertidumbre siempre son más reducidas. Pero el movimiento democrático no ha dejado ni dejará de protestar”. Así debe ser.

¡Parió la abuela! Dicen los entendidos, no precisamente de la calaña del tal “Héctor” que es un ladrón, que el abastecimiento de gas en Carora se podrán más peludo. Resulta que una sola distribuidora será la encarga de traer el combustible para cocinar desde la refinería de Jose en el estado Anzoátegui. El gobierno ya no pagará los costos del transporte vía terrestre, así que ese gasto deberá correr por cuenta de la distribuidora. ¿Adivinen a quién finalmente se lo cargarán? Imaginamos que acertó. Si el servicio es eficiente, se pudiera pagar a cualquier costo, porque peor es caer en manos de los bachaqueros y de ladrones como el tal “Héctor”.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

¡Eureka!: Se les “prendió el bombillo” y surgieron propuestas a problemas por gasolina en Carora

Mariángel Castro Fotos: Mario Sosa Por iniciativa de la Cámara Municipal, ayer se efectuó una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *