Inicio - Local - A Viva Voz - A Viva Voz

A Viva Voz

01/06/2019

“Primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada, porque yo no era socialista. Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no dije nada, porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada, porque yo no era judío. Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí.” Esta es una de las versiones del poema “Primero vinieron…”, de Martin Niemöller, en respuesta a la cobardía de muchos intelectuales alemanes durante la ocupación nazi. Cada cierto tiempo este poema inmortalizado en varios monumentos dedicados al holocausto judío, sale a colación en las ocasiones en que hechos recientes nos retraen a la tragedia que desencadenó la Segunda Guerra Mundial. Como la historia tiende a repetirse, el poema queda como anillo al dedo a esta desventura que venimos padeciendo todos los venezolanos. Chávez llega al poder, hay que recordarlo, de la mano de muchos prominentes miembros de la sociedad civil nacional que, pretendiendo jugar a la antipolítica, les salió el tipo por la culata. Se fiaron de un militar que prometía rescatar el país de las garras y vicios de los dos principales partidos que dominaron la escena política durante la cuarta república, porque el poder de entonces ya no respondía a sus intereses particulares. Logró el militar ascender a Miraflores apoyado por grandes empresarios y los más importantes medios de comunicación, sin embargo no tardó mucho en mostrar los dientes, tras lo cual quedaron en el cesto de la basura las advertencias de Carlos Andrés Pérez, Teodoro Petkoff y Jorge Olavarría. Como concluye el poema: “Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí.», ocurre ahora que aquellos sectores productivos que premeditadamente le siguieron el juego convalidando gremios paralelos a espalda de sus iguales, comienzan ahora a sufrir las consecuencias. Es el caso de la Confederación Nacional Agricultores y Ganaderos de Venezuela, Confagan, un organismo paralelo a Fedenaga y Fedeagro, montado por el gobierno para hostigar a los productores del campo víctima de las expropiaciones y la desinversión. Confagan, al igual que otros gremios favorables al gobierno, recibían todo tipo de prebendas y financiamientos como ningún otro. Hoy día su presidente, José Agustín Campos, denuncia que el sector ganadero no fue incluído en la cartera de financiamiento de los años 2019 y 2020. Ahora si dice que por esa situación, se les hace más difícil conseguir insumos, productos y materia prima para impulsar la producción agrícola.  “Los productores ganaderos no pueden ir a un banco para pedir un financiamiento para mejorar su rebaño, para producir más leche y carne; ahora se encuentran bloqueados porque se les excluyó de la cartera agrícola del año 2019-2020, cuando por el contrario debería impulsarse mucho más la ganadería, sobre todo cuando el Gobierno tiene una deuda con ellos”, alertó. Campos ahora si se preocupa por sus iguales del sector, precisamente cuando “vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí.” Gracias a gente como él se desvirtuó la unidad gremial en el buen sentido de la palabra, para pasar a vivir el momento del “sálvese quien pueda”.

PREGONADAS

La crisis de la gasolina intentan enmendarla el gobierno militarizando las estaciones de servicio, pero fue peor el remedio que la enfermedad. Ahora no solo hay que lidiar con los bachaqueros del combustible, sino con la matraca de los uniformados. Ya es vox populi en Carora que un puesto relativamente cerca para abastecerse de gasolina, de acuerdo a su proximidad, oscila entre los 5 mil y 20 mil bolívares. De paso ahora hay que “surfear” los escombros que los vendedores de puestos en las colas dejan en la vía, los cuales ya han causado varios sustos, porque constituyen un peligro para quienes transitan por las carreteras.

En este rincón de las imprudencias, desde mucho antes de Chávez, siempre hemos estados del lado de los más débiles y desafortunados. Nadie nos puede señalar de quinta columnista u oficialistas, por la sola circunstancia de desenmascarar a quien se creía “dueño del patio” opositor. Como estaban solos, comían solos. A sus anchas, constituyeron más que cogollos una cofradías cuya primordial condición para ingresar no era ser opositor o comulgar con la unidad, sino apoyar al jugador de posiciones adelantadas. Reaparecimos, nos atrincheramos en este rincón de las imprudencias, y en cierta forma hemos puesto orden. Que les sirva de sugerencia y consejo a aquellos que denigran de la vieja política, pero se comportan tal como ellos. Si aquí delatamos sus imprudencias, no le echen la culpa al mensajero ni al mensaje, que es el medio, revísense a ustedes mismos.

Sobella Mejías también estuvo en el distribuidor Altamira el aciagoso 30 de abril. Tras la detención de su esposo, el diputado Édgar Zambrano, mucho se dijo que estaba “enconchada” dada su desaparición. La realidad es que Sobella estuvo en Holanda donde reside su hija. Al país de los tulipanes partió antes de la detención de su marido, así que su intención no fue ocultarse o huir, porque una vez concluyó su urgencias en Europa regresó al país. La exrectora del CNE, quien por cierto ejerce su derecho al voto en la escuela José Herrera Oropeza de la Guzmana, está ahora en Caracas al frente de la defensa de Édgar Zambrano, que hoy cumple 23 días desaparecido y secuestrado por el régimen.  

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Iglesia asumen comedores que abandonó el Gobierno

Andreína Leal Fotos: Gilberto Suárez  Los programas de alimentación impulsados por ex presidente Hugo Chávez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *