Inicio - Deportes - El termómetro colombiano y el líder uruguayo

El termómetro colombiano y el líder uruguayo

Marca | Redacción

Hoy es nuestra segunda entrega del especial Copa América 2019. Jueves dedicado a dos de los más grandes futbolistas latinos: James Rodríguez y Luis Suárez. James quiere volver a maravillar en la cita de Brasil como en el Mundial de 2014. Por su parte Suárez, el crack zulgrana, ‘pichichi’ histórico, llega muy justo de ánimo pero el mundo tiene ciertas dudas de su desempeño tras su operación. Veamos la teoría. 

James Rodríguez: el termómetro de Colombia

James Rodríguez tiene por delante otro de los grandes retos de su carrera en la Copa de América. Después de un año irregular por las lesiones y su mala relación con Kovac, el crack necesita reivindicarse en este nuevo envite y Colombia le necesita, sabe que es el gran referente, el futbolista que mide el nivel que puede dar la Selección, su gran termómetro. 

James es el alma de Colombia por muchas cosas. Queiroz ya sabe de primera mano que es el futbolista más desequilibrante que tiene y debe aprovecharlo al máximo. Quizá sea una de las tres mejores zurdas que va a haber en esta Copa América, pero debe llegar en perfecto estado físico. En el pasado Mundial las lesiones le pasaron factura y se quedó fuera en el momento más importante del torneo, lo que fue un hándicap insalvable para los suyos.

A sus 27 años, su madurez es incuestionable. Es un futbolista que puede jugar de segundo delantero, como media punta o en cualquiera de las dos bandas. A su favor tiene que sus compañeros creen ciegamente en él. Su precisión y su claridad para ver el último pase le convierte en una pieza indispensable en el engranaje de Queiroz. Los Falcao, Duván Zapata, Muriel o Bacca se benefician de su calidad en las jugadas a balón parado y también en los pases filtrados. Por supuesto, también en los golpes francos, donde es un auténtico maestro.

No hay que olvidar que en Brasil es donde se dio a conocer mundialmente. En 2014 fue Bota de Oro con seis tantos y dos asistencias. Hizo un Mundial inolvidable mostrando todo su potencial, algo que le llevó al Real Madrid. Volver a Brasil es otro motivo para ser optimista con James, ya que se va a sentir tremendamente cómodo en este escenario del que sólo tiene grandes recuerdos.

Además, transmite alegría y confianza a sus compañeros. James tiene la espina del Mundial de Rusia, donde una maldita lesión muscular le dejó sin jugar los octavos de final ante Inglaterra. Ahora quiere resarcirse. Está encantado de poder ayudar a la Selección y, de paso, volver a demostrar toda esa calidad que atesora y que hizo que Florentino apostase por él pagando 75 millones de euros. Es su Copa de América.

Luis Suárez: líder, goleador… pero con dudas por su lesión

Uruguay tiene una estrella mundial, uno de los mejores goleadores del panorama futbolístico actual, y eso es un aval, por sí mismo, para que a esta selección se le tuviera en cuenta. Luis Suárez da miedo a las defensas rivales, y la Celeste debe aprovechar sus últimos campeonatos a pleno rendimiento. Por eso, la lesión que se produjo en el menisco derecho en el último tramo de la temporada, y que le hizo pasar por el quirófano, es más inoportuna que nunca.

Luis es la gran incógnita de esta selección y una de las grandes dudas de la Copa América en general: ¿cómo llegará ‘Lucho’ a este campeonato? En Uruguay dan por seguro, y Tabárez lo ha deslizado en alguna ocasión, que el pundonor de Luis le hará ser de la partida desde el pitido inicial en el primer partido de la Celeste ante Ecuador el 17 de junio. Pero la lesión de menisco no es poca cosa y habría que tener prudencia con la recuperación de un futbolista, que, por otro lado, ya ha dado muestras de que su capacidad de sufrimiento en lesiones es inmensa.

Luis es el ‘pichichi’ histórico de la Celeste. Sus 55 goles en 106 partidos le ponen por delante de los otros dos grandes delanteros uruguayos de la era moderna: Cavani (46 en 109) y Diego Forlán (36 en 113). Con estas cifras, cabría preguntarse si Suárez es el mejor delantero de la historia del país, algo complejo pues habría que sumar a los pretéritos (Hector Scarone, por ejemplo). Sí parece claro algo: Luis necesita ser protagonista principal (en el Mundial 2010 y la Copa América 2011 no lo era tanto) de un éxito con la Celeste para afianzar ese liderazgo histórico que ya tiene por número de goles.

A sus 32,5 años, Suárez apenas tendrá ya un par de torneos de calado mundial (Copa América 2020 y Mundial 2022) para poder afianzar su ascendencia con la Celeste, que ya es mucha y merecida. Esta Copa le llega en un momento de dudas por la lesión, pero en un momento de madurez personal que le hará, probablemente, recuperarse a tiempo y estar desde el inicio con sus compañeros.

Atrás quedan, parece, aquellos tiempos en los que Suárez era más noticia por sus expulsiones que por sus goles. Esta Copa, quitando el estigma de la lesión, le llega en el mejor momento de su carrera profesional. Uruguay debe aprovecharlo.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Grupo «dorado» busca repetir en Panamericanos de Lima

Especial La memoria cuenta que las medallas de hoy fueron la nada del ayer, que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *