Inicio - Economía - Las remesas se hunden en las “arenas movedizas” de la hiperinflación

Las remesas se hunden en las “arenas movedizas” de la hiperinflación

Yóselin Álvarez

Foto: Cortesía

Cuando comenzó la estampida de caroreños a otros países, quienes tomaron la decisión se convirtieron en salvavidas del grupo familiar porque fueron la principal entrada de dinero a través de las remesas. Las familias que recibieron 20 y hasta 50 dólares, pronto fueron una especie de élite popular que tuvieron la posibilidad de hacer parrilladas, ir al Paseo del Hambre a comer y comprar ropa nueva.

Sin embargo, a la fecha ese “salvavidas” se redujo y cada vez rinde menos. El motivo por supuesto es la hiperinflación. Con los 50 dólares que se recibían a mediados de 2018, no compran hoy lo mismo. En la carrera de ascenso entre precios de productos y cotización del dólar, los primeros van aventajando a los segundos.

Nos dimos a la tarea de indagar si hay comida en los supermercados y si son accesibles al bolsillo de un ciudadana que dependa de un salario mínimo y en nuestra investigación, constatamos que son muchos los comercios que gozan de tener sus anaqueles repletos de comida; sin embargo, son pocas las personas que pueden comprar estos productos de la Canasta Básicas por sus altos costos.

Hacen énfasis en que ahora el tema no es que exista escasez de los alimentos, por el contrario, es la falta de poder adquisitivo en la que se centran los caroreños, ya que un sueldo que devenga un trabajador en la actualidad, no cubre las necesidades básicas de un hogar.

Los costos actuales de la mercancías de la Canasta Básica representan un gran inconveniente para los consumidores, quienes piensan que se encuentran literalmente por las nubes, y que no se conservan, dado que semanalmente son ajustados por los comerciantes, y que oscilan en 8 mil bolívares en adelante, sobrepasando el salario.

Realizamos un presupuesto de lo que sería hacer un mercado que incluya aunque sea lo más necesario, tomando en cuenta que la harina precocida está a un precio estimado de 10.170, mayonesa, 15.000; salsa, 23.500; margarina, 12.990; arroz, 14.900; aceite, 35.400; pasta, 13.350; avena, 14.600; caraotas, 16.500; mortadela, 28.000; queso, 25.000; Carnes 30.000 lo que al realizar la suma nos da un resultado de al menos 60 dólares, sin incluir productos de charcutería y de aseo personal.  

“Ahora estamos en el gran dilema de que hay comida en todas partes, pero no hay dinero porque el sueldo sencillamente no alcanza”, se escucha decir entre los compradores quienes aseguran que a pesar de tener familia en el exterior y recibir remesas desde allá, no les alcanza el dinero pues diariamente deben enfrentarse a los altos costos de la comida, o a la dolarización de los productos.

Cabe destacar que en este país el salario equivale a menos de 10 dólares por mes, lo que nos muestra que un ciudadano no puede alimentarse bien con tal sueldo, y aunque parezca fácil hablar de 60 dólares, ganárselos en el extranjero tampoco resulta tan factible y cada vez alcanza menos en un país donde los costos de la comida pasa muy por encima de lo que realmente se obtiene como ganancia de un trabajo.

Por su parte los comerciantes han optado por la realización de combos que incluyan por lo menos 5 artículos de la canasta básica, para que las personas lo vean un poco más accesible y lo puedan comprar.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Ventas de pellejo y vísceras se elevan ante el inaccesible precio de la carne

Raymar Falcón Fotos: Gilberto Suárez  El consumo de pellejos, corazón, bofe, huesos, alas y patas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *