Inicio - Salud - Pacientes renales viven una verdadera odisea cada día

Pacientes renales viven una verdadera odisea cada día

Yóselin Álvarez 

Foto: Gilberto Suárez/Archivo

La situación país ha sumido en la angustia a los pacientes crónicos, hospitalizados y más aun cuando se trata de los enfermos que deben viajar todos los días a la capital del Estado para realizarse su tratamiento, como es el caso de los pacientes renales.

Así lo dio a conocer Adelis Rodríguez, quien lleva más de 10 años trasplantado, y que conoce muy de cerca la odisea por la que deben pasar quienes padecen de insuficiencia renal. 

Rodríguez asegura que debido a la falta de la unidad de diálisis en la ciudad, deben trasladares entre los días lunes, miércoles y viernes, mientras otro grupo lo hace martes, jueves y sábados desde muy tempranas horas hasta Barquisimeto. 

Allá son recibidos en otras unidades de diálisis como la del Pastor Oropeza, Razzeti, Divina Pastora, Clínica Barquisimeto y Carora 2, donde deben cumplir 4 horas de tratamiento que en reiteradas ocasiones son restadas a 2 horas por las constantes fallas en la energía eléctrica, lo que significa un grave peligro para el paciente. 

Cuenta Rodríguez que la Fundación Emilena Romero se ha encargado de conseguir el transporte para estos pacientes, que a pesar de la falta de combustible han podido lograr que lleguen a su destino a tempranas horas. “Los carros que nos trasladan tienen prioridad en las estaciones de servicio, por eso se puede viajar aunque a veces se complica la situación”.

Fallas en los equipos de diálisis

Para Rodríguez, quien forma parte de la Fundación Emilena Romero, resulta muy preocupante la situación en los daños de los equipos que forman parte de la diálisis, como la planta de osmosis inversa, misma que sirve para el tratamiento del agua que se utilizara en el proceso que deben realizarse los pacientes renales. “El daño de estos equipos solo atrasa más la grave y crítica situación de los enfermos renales”, puntualizó.

Se escasea el medicamento especial 

Otras de la preocupaciones de nuestro entrevistado, se basa en la falta de medicamentos especiales con el que debe contar un paciente renal, y en su caso que ya recibió su trasplante de riñon hace 10 años, debe tener Rapamune, un medicamento que se utiliza para evitar que el organismo rechace un riñón trasplantado. “Ya no se cuenta con un inventario en el que nos garantice este tipo de tratamientos”, dijo.

“Este tratamiento es importado, resulta muy difícil conseguirlo aquí en Venezuela y es verdaderamente preocupante. En mi caso, tenía alguna reserva, pero ya se me agotó”.

Así mismo, explicó que otro de los fármacos desaparecidos y que son realmente importantes para ellos es, Micofenolato mofetilo, que es utilizado en diferentes tratamientos, en especial en aquellas con síntomas renales.

“Lamentablemente muchas de las personas enfermas han presentado rechazos hacia los medicamentos que se las han suministrado porque no son los mismos, otros, como el caso de un joven caroreño han fallecido y pensar en un trasplante de riñón a estas alturas en este país es imposible”, expresó Rodríguez.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Recomienda el Dr. Ibarra: Hervir el agua a niños y ancianos para prevenir cuadros virales

Andreina Leal Fotos: Suárez/Archivo La proliferación de moscas es un problema sanitario que durante los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *