Inicio - Economía - Panaderos sin insumos y ahorcados con los impuestos

Panaderos sin insumos y ahorcados con los impuestos

Andreína Leal

Fotos: Archivo 

El gobierno nacional tiene en jaque al sector panadero y a independientes que trabajan con harina de trigo al no cumplir con la asignación en la distribución de esta materia prima. No se puede tapar con un dedo esta problemática, puesto que ellos dependen de las asignaciones que la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro), órgano encargado del despacho, cuya dotación se ha visto muy por debajo de que en un principio habían acordado. 

Irregularidad en la distribución 

Es competencia del Estado cumplir con los compromisos asumidos a los trabajadores que se desempeñan en este oficio para dotarlos con la cantidad de sacos de este insumo, que oscilaban entre 100, 80, y 40 distribuidos cada dos meses, y hoy día sólo reciben 23 sacos, cantidad que no les garantiza sea la fijada las constantes irregularidades que se han venido presentado. 

Fiscalización del gobierno

Por otra parte, el control del Estado de los ingresos que perciben a través de estos comercios también los está ahorcando, dado a que los impuestos que pagan son elevadísimos. Así como también la exigencia obligatoria de que posean una caja registradora fiscal, que tiene un alto costo para su adquisición, dificultándoles a estos comerciantes para poder establecerse económicamente. 

Ventas a sobreprecio 

De igual manera, la gran competitividad que se presenta con la economía informal, quienes tienen acceso a este insumo comercializándolo a precios más elevados. Este es el panorama al que se enfrentan los panaderos locales, que ha obligado a que luchen a contra corriente para mantenerse a flote. 

José Adán, presidente de la Federación de Panaderos y Procesadores de la Harina de Trigo de Carora, explicó que la asignación por cupo de harina de trigo continua bajando, “diríamos que ha niveles dramáticos si tomamos en cuenta que de 100 sacos promedios, apenas nos bajan a 23 con un tiempo de reposición cada 60 días”. 

Agregó que esta realidad e le agrega el bachaqueo de harina traída de Colombia a precios dolarizados, “lo que está afectando en el aumento del precio del producto. Aclaramos que quienes estamos en la federación no estamos en la disposición de hacerlo para no contradecir al mercado del consumo”. 

Entre la espada y la pared

Adán expresó que en materia de impuestos se les suma otro problema, indicando que “la Alcaldía de Torres nos están cobrando una suma alta por actividades comerciales”. Asimismo señaló que el Seniat les está exigiendo una caja registradora fiscal que tiene un costo alrededor de 2.500 dólares y para quienes lo tengan los obligaran a comprar un dispositivo que está en un aproximado de 800 dólares. “Lo cual es sumamente costoso y nos conduciría a un cierre técnico”, recalcó. 

A merced de dadivas 

Indicó que también han planteado otras alternativas para hacer un ajuste en cuanto a las asignaciones, enfatizando que “en el mercado negro le sigue llegando a las panaderías suficiente cantidad, mientras que los productores locales torrenses no tenemos acceso, sino a dádivas que nos da el gobierno”. 

Finalmente hace un exhorto al Gobierno para que les brinden más atención y le busquen solución a esta problemática que los está afectando, obligándolos a buscar por sus propios medios la manera de cómo mantenerse y llevar el pan de cada día a su hogar. 

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Ventas de pellejo y vísceras se elevan ante el inaccesible precio de la carne

Raymar Falcón Fotos: Gilberto Suárez  El consumo de pellejos, corazón, bofe, huesos, alas y patas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *