Inicio - Local - CUANDO FORMA PARTE DEL I CENSO DEL PATRIMONIO CULTURAL: Cementerio Viejo hoy es escenario de profanaciones y brujerías

CUANDO FORMA PARTE DEL I CENSO DEL PATRIMONIO CULTURAL: Cementerio Viejo hoy es escenario de profanaciones y brujerías

Raymar Falcón

Fotos: Gilberto Suárez  

Aunque para muchos caroreños el Viejo Cementerio Municipal representa un lugar de reencuentro con sus familiares fallecidos, para otros no es más que el caos total y el completo descontrol social que se vive dentro del camposanto desde hace varios años, pero que en los últimos tiempos se ha agudizado como producto del abandono por parte de las autoridades locales.

Son seis hectáreas y medias las que abraca el lugar en donde descansan los restos de quienes formaron parte de la cultura caroreña, amén de los restos de la gran mayoría de familiares de torrenses.

Fundado a principios de 1895, fue el cuarto lugar destinado para inhumar cuerpos. En este quedan muy pocas tumbas, mausoleos y túmulos, erigidas con bloques de piedra unidos por arcillas a principios del siglo pasado, que son consideradas como verdaderas obras de arte que se mantienen como retazos de la memoria de la ciudad.

Un lugar lleno de historia, cuyas quejas radican en la inseguridad que reina, visto que sus puertas permanecen abiertas las 24 horas del día, situación oportuna para que cualquier malandrín aproveche la oportunidad de hacer de las suyas a toda hora. 

A esto se suma la indolencia de personas inescrupulosas que lo utilizan como “letrina” ante la falta de agua en sus hogares, así como también para depósito de basura y anímales muertos por la ausencia de aseo urbano, convirtiéndolo así en un completo “crematorio urbano”. 

En una visita que se realizó, se pudo constatar que el camposanto de los caroreños está sumido en una triste realidad, reflejando problemáticas por doquier como la falta de luminarias, limpieza, seguridad, entre otros. 

Profanaciones y brujerías 

Rómulo Vásquez narró con gran preocupación el panorama que se vive a diario, denunciando, en primer lugar, la profanación de tumbas. “Muchas personas dicen que son los mismos trabajadores del cementerio que hacen las profanaciones, pero no es así, pues, yo soy testigo de que aquí viene gente irresponsable por las noches y realiza ritos satánicos en compañía de brujos y hechiceros”, recalcó. 

Ante la denuncias de la colectividad en las que aseguran los trabajadores del cementerio hacen exhumaciones de cadáveres, Vázquez explicó que en la actualidad las personas ante la situación mandan a realizar la exhumación de sus muertos. “Puesto que muchas veces se les hace difícil enterrar a sus seres queridos en otros lugares, por ello solicitan el permiso de la Alcaldía Municipal para poder hacer ese trabajo”. 

Expuso que en la mayoría de los casos, los familiares que quieren hacer “limpieza” en sus panteones, deciden sacar la osamenta. La cual es introducida en una urna más pequeña para ser llevada a un guarda resto, esto con el objetivo de vaciar las fosas. A esto se le conoce como ‘mandar a bajar a los muertos’”, dijo.   

Comentó que al a hacer la limpieza, utilizan una fosa común para introducir las pertenecías de los sucumbidos, como almohadas, cobijas y el ataúd. Sin embargo, estas fosas se hallan completamente llenas, razón por la cual deben arrumarlas en distintas partes del camposanto. “Por ello le hemos hecho el llamado a la Alcaldía, ya que esto le compete, pero hasta ahora no han tomado cartas en el asunto”. 

“Balneario” en la necrópolis

Por otra parte, agregó que el tanque de agua con el que cuenta dicho cementerio es usado como balneario. “Además de que nuestro camposanto ha sufrido robos en los techos y rejas de los panteones. También es usado como un hotel, como crematorio, y como letrina. Es lamentable y muy vergonzoso lo que está sucediendo, y todo se debe a la mala coordinación por parte de la Alcaldía y al déficit de los servicios básicos”. 

Aseveró que la maleza y los árboles secos han contribuido al deterioro de aceras y pisos y de los panteones, “por eso los familiares han optado por limpiar y quemar la basura, lo cual ha perjudicado a los vecinos de los sectores cercanos. No obstante, también hay gente que viene y depositan la basura aquí en las fosas vacías con toda tranquilidad, esto ante la ausencia del aseo urbano”. 

Por último, instó al Alcalde y a la Gobernadora y a la sociedad en general a abocarse a la problemática. “Es importante depurar y limpiar este sitio. Yo no les estoy pidiendo dinero, lo único que necesito es manos obreras para trabajar y transporte para botar los escombros y la maleza, para poder dar el ornato que este sitio se merece”. Reprochando que los camiones de Barrio Nuevo, Barrio Tricolor sean usados para pasear y no para hacer este tipo de trabajos. 

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Oficialismo Caroreño salió a protestar contra el Informe de Bachelet

Mariángel Castro Fotos: Cortesía  El pasado sábado la militancia del Partido Socialista Unido de Venezuela …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *