Inicio - Local - Cocinas a leña evolucionan en medio de la escasez de gas

Cocinas a leña evolucionan en medio de la escasez de gas

Yóselin Álvarez

Fotos: Gilberto Suárez

Ante la crisis de gas que agobia a los caroreños en donde la ley del más fuerte se impone a las afueras de las plantas de llenado, resurgen las cocinas a leña, dejando a un costado la comodidad de cocinar a la manera de cómo estaba acostumbrada la presente generación, para dar paso a una modalidad que en otrora estaba reservada a una minoría.

Aparicio Franco es un hombre de 50 años de edad que lleva la responsabilidad de levantar una familia, y en su interés por realizar algún oficio que le genere ingresos ante las bajas ventas de las sillas que confecciona, ha inventado las cocinas a leña que no generan humo. 

Todo comienza con tubos estructurales a través de soldaduras, las cuales constan de tres entradas que van a constituir lo que se denomina el “triángulo del fuego”, compuesto por combustible, comburente (oxígeno) y energía de activación: por un lado se introduce la leña, por la otra sale el fuego y la siguiente es la entrada de oxígeno que imprime la fuerza del fuego.

Franco alega no ha pensado irse del país a pesar de la dura situación económica por la que atraviesa. Cuenta que ha trabajado la soldadura desde el año 1992, pero nunca había vivido momentos tan fuertes en cuanto a la falta de un servicio tan básico como lo es el gas.

La necesidad, entonces, lo llevó a este proyecto que le ha generado ingresos como para “amortiguar” la crisis. “En medio de toda esta lamentable la situación, estas cocinas agilizan el hecho de cocinar a leña de una manera un poco más decente, por decir algo”, expresa con un poco de timidez.

 Cuenta que para la realización de estas cocinas se necesita una semana de dedicación. “Son varios días de trabajo para que queden en óptimas condiciones”, puntualizó. Asimismo revela que este trabajo lo realiza junto a su hijo Aparicio José Franco, quien luego de salir de la universidad coopera en el oficio y así hacer las entregas en el tiempo más rápido posible.

¿Cómo nace esta iniciativa?

Aparicio Franco expresa que luego de ver la angustia de muchas personas por la falta de gas, y además de los problemas respiratorios que surgen a través de cocinar y absorber el humo generado por la leña, le surgió la iniciativa de realizar una cocina que no trajera problemas en la salud de quien está preparando alimentos. “Hemos visto tutoriales para ver cómo colaborábamos en algo así, hasta que logramos hacer estas cocinas”, dijo. 

Su taller es al lado del Puente Chipuén debajo de una enredadera que le sirve de techo en contra del sol y donde invierte más de 10 horas de trabajo para la realización de una cocina.

Tan acostumbrada está la gente a la falta de gas que muchos son los que acuden a su taller para cersiorarse de cómo funcionan, y luego de pensarlo dos veces se “meten en la cola” de Franco para ordenar la construcción de una de éstas estufas que vienen a ser la “gran solución” como lo fueron en Europa en los años 40’s, con la diferencia de que todo fue a causa de la II Guerra Mundial.

«Esto se hace para resolver. En medio de la crisis se crean oportunidades», comenta, para luego indicar que se siente muy útil haciendo este tipo de trabajos que revive en medio de una brutal crisis económica sin precedentes. 

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Iglesia asumen comedores que abandonó el Gobierno

Andreína Leal Fotos: Gilberto Suárez  Los programas de alimentación impulsados por ex presidente Hugo Chávez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *