Inicio - Local - Tres pacientes renales han fallecido en Lara durante la semana

Tres pacientes renales han fallecido en Lara durante la semana

Raymar Falcón 

Fotos: Archivo/Cortesía

Con los rostros cada vez más débiles y agotados. Su futuro es incierto, y el temor de morir se apodera de ellos diariamente. La calidad de vida de un paciente renal crónico se resume en la deficiencia de los servicios básicos como los constantes apagones, la falta de agua potable, la carencia de transporte. Así como también la falta de insumos médicos y la gran mayoría de las máquinas de los equipos de ósmosis dañados, que les impiden recibir su tratamiento.

La realidad de los pacientes renales y trasplantados es sumamente grave en el la capital del estado Lara, así lo explicó Daniel Colmenárez, paciente renal y presidente de la Fundación Amigos del Paciente Renal, quien comentó que en la actualidad un enfermo del riñón vive la mitad de lo que vivía hace diez años atrás. 

“Lamentablemente, hemos visto cómo el tiempo de vida de las personas disminuye. Antes era habitual ver a un paciente renal aguantar 20 años en un aparato, pero ahora los enfermos duran ocho o diez años cuando mucho. Los enfermos renales en Lara parecen estar condenados a morir”, expresó.

Colmenárez consideró que la tasa de mortalidad de los pacientes renales es aún mayor, por las intermitencias a la hora de recibir el tratamiento. “La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que las personas que tenemos esta enfermedad debemos ser dializados al menos cuatro horas. Eso aquí no se cumple porque nuestros pacientes, cuando mucho, se conectan dos horas en una máquina”, puntualizó.

Las cifras diariamente van en aumento, pues, tan solo en Lara en lo que va de año al menos 43 personas con esta patología han perdido la vida, siendo el primer mega apagón, ocurrido el 7 de marzo del año corriente y que dejo a toda Venezuela a oscuras la principal causa, y colocando el año 2019 en las estadísticas con el mayor número de fallecidos en comparación a los años anteriores. 

El suplicio de ser un paciente renal 

Para Yenny Barrios, ser un paciente renal en estos tiempos es sinónimo de fortaleza, visto que a pesar de todas las vicisitudes, los mismos continúan luchando por sus vidas. Confiesa sentir miedo y angustia por la salud de su padre, quien es paciente renal desde hace unos años y al cual le ha tocado regresarse a Carora sin dializarse. 

Opinó que la situación en el municipio Torres es crítica y desgastante, principalmente por el tema del trasporte, ya que existen pacientes foráneos que deben madrugar para llegar a tempranas horas a Carora y recibir su tratamiento en la ciudad de Barquisimeto. 

“Conozco casos de personas que pierden su diálisis porque no llegan a tiempo, dado que las dos unidades de transporte que prestan el servicio, (transbarca y cooperativa 109) se han ido. También hay ocasiones en las que llegan a altas horas de la noche a sus hogares porque deben esperar a que el último paciente se dialice”, indicó Barrios. 

Tres pacientes fallecidos 

Añadió que tan solo en el transcurso de esta semana han muerto tres personas conectadas a las maquinas de diálisis. “Mueren porque tardan días sin recibir el tratamiento, otros porque se les cae el catéter, los cuales son muy costosos o por fístula (conexión quirúrgica de una arteria directamente a una vena), esto se hace generalmente en aquellos que requieren hemodiálisis”. Al mismo tiempo que reveló que en Carora han fallecido pacientes en los últimos días. 

Barrios recalcó que la unidad de diálisis Lara 2, cuenta con insumos médicos. Sin embargo, solo hay seis máquinas operativas, lo que trae como consecuencia que las personas con esta enfermedad queden mal dializadas. “La mayoría de los equipos se encuentran dañados, y eso reduce las horas de tratamiento a dos horas, cuando los médicos indican que deben ser cuatro horas tres veces por semana”. 

Finalizó exteriorizando que los pacientes de riñón viven en la incertidumbre por la carencia de servicios básicos, falta de insumos y el gran cementerio de maquinas dañadas en las diferentes unidades de diálisis. Por lo que piden a gritos respuestas optimas para tener una mejor calidad de vida. 

Aunque se intentó consultar a los pacientes que pasan por este proceso, los mismos se negaron a dar sus declaraciones a este rotativo, debido a las consciencias negativas que pueden tener al exponer su caso a los medios de comunicación. 

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Iglesia asumen comedores que abandonó el Gobierno

Andreína Leal Fotos: Gilberto Suárez  Los programas de alimentación impulsados por ex presidente Hugo Chávez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *