Inicio - Local - A Viva Voz - A Viva Voz

A Viva Voz

07/08/2019

La orden ejecutiva de Donald Trump contra el régimen, deja entrever que las negociaciones en Barbados no conducían a nada. Es la respuesta del gobierno norteamericano a esa mamadera de gallo de Maduro y su combo, que a cada rato echaba una pasito para adelante y dos para atrás. Esta vez la determinación de Trump y los suyo, que se la tienen jurada a Maduro fue mucho más allá, al punto que pudiera considerarse el último escalón previo al embargo y próximo a una intervención. Sin duda les dolió sobremanera, podría incluso significar el quiebre, en vista que de inmediato se comenzaron a escuchar ecos alarmados de los altos jerarcas del régimen y sus aliados. “Toda aquella empresa privada que haya recibido dólares Cadivi ya está en la lista negra y no podrá tener negocios con los EEUU”, expresó el canciller Arreaza buscando arrimar a su brasa al empresariado local. Ya nos habíamos referido imprudentemente ayer, que de acuerdo a un estudio de opinión realizado por la encuestadora Pronóstico, el 77,4% de los venezolanos no atribuye los efectos de la crisis a EE.UU y los empresarios venezolanos; sin embargo, el régimen insiste a través de su sistema de medios públicos, que el desastre económico que padecemos es culpa del bloqueo y las sanciones; no obstante la orden ejecutiva firmada por Trump el pasado lunes no prohíbe las transacciones que involucren al Estado con la compra de comida, ropa y medicinas, siempre y cuando se utilicen con la intención de aliviar el sufrimiento humano. Tampoco constituye un bloqueo, porque no prohíbe las transacciones internacionales entre privados, e incluso permite el envío de las remesas. Firmes serán, eso sí, contra los aliados incondicionales de Maduro. Ejemplifiquemos: si una empresa no norteamericana, sea Rosneft (Rusa) o Petrochina (China), tienen cuentas bancarias en EE.UU, esos activos pueden ser confiscados si persisten en mantener negociaciones con el régimen. Puede que sus cuentas bancarias en suelo estadounidense no sean abultadas, pero si tienen activos internacionales que ahora pudieran ser vulnerables. Sanciones secundarias a empresas de otros países que hagan negocios con el gobierno de Maduro puede llevar a la India a rescindir los contratos de compra, al igual que la española Repsol. Lo definitivamente cierto es que un período más agudo de escasez se cierne sobre nosotros, porque ahora los bancos ejercerán mayor control en aprobar las transacciones entre privados que comercien con Venezuela. 

PREGONADAS

John Bolton marcó la agenda en Lima, donde 59 países y tras instituciones se dieron cita para buscar la manera de ayudar a Venezuela a salir de la crisis. Algunos países presentes, entre ellos  los mayores receptores de nuestra diáspora, esperaban algún anunció sobre ayuda económica del representa de Trump que les permitiera sobrellevar el flujo migratorio. Por el contrario Bolton les dio este baño de agua fría, al dar a entender que una reapertura de los mercados del petróleo venezolano, con inversión extranjera que permita recuperar el volumen diario de producción que había antes de Chávez, permitiría al país obtener una renta similar a la de un país europeo en poco tiempo. “Esa es la mejor política, para que el venezolano se quede en su casa; y eso pasará cuanto antes caiga Maduro”, dijo. ¿Acaso no es una dura advertencia que lo que viene contra Maduro no es la política del “big steak”? 

Qué vaina con los venezolanos, y en ello incluyo a los caroreños, con esa visión tan corta de las cosas. Al comenzar agosto y aproximarse septiembre, comienzan a pensar en cuadernos y uniformes en lugar de la educación de sus hijos de manera integral. Puede que gracias a las remesas y los viajes a Cúcuta uno que otro podrá solventar los altos precios que registran los rubros educativos, pero como solventar a un mal maestro que es lo que tiene previsto el régimen para el próximo año escolar. En efecto, para que lo entiendan bien, el régimen tiene previsto sustituir aquellos docentes que se han ido del país y los que se mantienen en protesta por los bajos salarios y violación del contrato colectivo con gente sacada de la chamba juvenil a quienes les están impartiendo un cursito exprés.

¿Secuelas de última orden ejecutiva? Las alacenas de Maduro y su entorno familiar, eran surtidas por una empresa mayamera, Caribbean Overseas LTD, a razón de 100 mil dólares semanales. Pues bien, ese negocito de exquisitos gusticos, se los acabó Trump.

Colapso total. Si no es una es otra. Recientemente escuchamos decir al presidente de Hidrolara, Douglas Colmenares, que la solución transitoria al problema del agua de la parte alta de Carora, que recibe el vital líquido de la aducción de Atarigua, es quitarle un poco a la “mejorada” aducción de Los Quediches. Sigue el enfermo sin mejorar, tras 20 años de abandono la solución ahora es que ambas aducciones continúen funcionando mal.    

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Abuelos hicieron largas colas para el cobro de su pensión

Raymar Falcón  Fotos: Gilberto Suárez Desvelos, dormir en el piso, pasar sed, hambre y tardar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *