Inicio - Local - A Viva Voz - A Viva Voz

A Viva Voz

08/08/2019

En lo que si le lleva una morena el oficialismo a la oposición, es en la coherencia que mantienen para seguir atados al poder. Internamente los chavistas pueden ser un nido de alacranes, pero a la hora sostenerse en el mando, no hay doblez alguna. Hasta sus aliados internacionales intervienen en esa cayapa, incluso en contra de la constitución, contribuyen a desenmarañarla hasta rehacerla y adaptarla a la medida de sus perversiones; una realidad que solo es posible donde no hay democracia, puesto que el eslogan “proletarios del mundo uníos”, de Flora Tristán, es su credo. En cambio en la oposición, la desunión está a la orden del día. En esa acera donde impera la democracia, reina también la incoherencia. Imposible es ponerse de acuerdo en algo tan coherente como hacerle caso al 84% de la población que pide cambio, de los cuales más de la mitad prefieren que se produzca de forma pacífica y democrática. Sin embargo, muchos prefieren hacerle caso a la fracción minoritaria opositora, cuya mayoría de esa reducida mitad está radicada fuera del país, desde donde disparan dardos en contra de quienes representan la mayoría real opositora. En pocas palabras, un fratricidio amenaza seriamente la posibilidad cierta de que pronto el cambio que reclama el país se produzca. Las divisiones incoherentes de la oposición son tan evidentes e inverosímiles que, nada más ayer, se produjeron dos muy notorias y en distintos escenarios. Por un lado los aliados internacionales agrupados en la Unión Europea rechazaron las últimas sanciones impuestas por EE.UU al régimen de Maduro, sobre todos aquellas que tienen que ver con la extraterritorialidad de esas medidas. Y dentro del país, en la mismísima rueda de prensa convocada para dar a conocer una nueva plataforma de opinión opositora denominada TU (Todos Unidos), uno de sus promotores, Chúo Torrealba, se levantó intempestivamente del escenario y dejó hablando solo a Kiko Bautista, lo que denota que este grupo murió al nacer. En el oficialismo, solo una cosa los une: el poder; en tanto en la oposición, una sola cosa lo desune: el poder. Mirando la situación desde esa perspectiva, es por ello que el oficialismo saca más provecho a esa circunstancia, porque existiendo tantos aspirantes en la acera de los demócratas, es mucho más fácil enamorar a quienes menos posibilidades tienen. Con Guaidó, la unidad opositora pegada con saliva de loro frágilmente se sostenía mientras el novel líder rozaba el 70% de popularidad. Tras varios intentos fallidos por desplazar a Maduro y perder varias docenas de puntos en las encuestas, aún siendo Guaidó el que mayor simpatía tiene, ya andan varios armados de serruchos intentando desplazarlo. ¡Qué le vamos a hacer!     

FOTO: Juan Guaidó. Las incoherencias de la oposición están minando su popularidad. 

PREGONADAS

Qué vaina con el chavismo prepotente. Cuando el viento soplaba a su favor, reclamaban a cada instante debates, incluso anteponía su “Plan de la Patria” y criticaban a la oposición por estar carentes de ideología y programas. Ahora, con las velas vueltas añico,  pretenden extraer la política de cualquier encuentro donde le reclamen sus incompetencias. Ocurrió en la última sesión del Concejo Municipal de Torres, a donde acudieron los “Guerreros del agua”. Al percatarse  José Gil que se aproximaban al salón de sesiones, decidieron suspender la reunión. Luego de mucho cabildeo, los concejales dieron su brazo a torcer a media. En lugar de un derecho de palabra en sesión plena, a los vecinos se les permitió hablar ante la comisión de Servicios Públicos. Así que Lasmit Verde, Lisbeth Dorantes y Denny Pereira fueron los encargado de recibir el chaparrón de quejas de los “Guerreros del agua”.

A propósito de esta reunión, furioso se puso el edil Denny Pereira cuando vio entrar a la reunión de la comisión de servicios públicos a Domingo Montes de Oca, César González y Endrick Medina. “Aquí no queremos política”, recriminó. Más furioso se puso cuando una señora del pueblo residenciada en la Guzmana, de nombre Moraima de Sierra, en uso de su derecho de palabra dijo que en la cuarta república no ocurrían estos problemas y se vivía mejor. Pereira se puso tan rojo que exudaba  calor.

Por cierto que ya se evidencian dos formas distintas de hacer política dentro del Frente Amplio Torres que pudiera llevarlos a una eventual división. Por un lado están dirigentes como César González (MAS), Domingo Montes de Oca (AP) y Endrick Cordero (AD), este último nadando entre dos aguas, y por el otro Caturo y sus cheerleader ondeando banderitas en una esquina. Dos visiones distintas de hacer política. Por un lado está Caturo y sus burócratas frentistas, hambrientos de figuración y que el esfuerzo de otros los premien. Por el otro lado están los verdaderos pateadores de calle, que acompañan al pueblo en sus vicisitudes; su trabajo lo edifican en ese acompañamiento un esfuerzo propio que pudiera catapultarlos al poder, pero  muchas veces ocurre que cachicamo trabaja pa’ lapa.

¡Reapareció el Cabo Madrid! Esta vez al lado de sectores opositores. ¿Otro salto de talanquera o un recule a tiempo?   

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Caroreños no creen que Carora estará bonita para enero

Raymar Falcón  Fotos: Gilberto Suárez  Apropósito de la visita de la gobernadora Carmen Meléndez a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *