Inicio - Entrevistas - MARÍA GABRIELA SÁNCHEZ PÁEZ: “La vida fuera del país ha sido un sube y baja de emociones”

MARÍA GABRIELA SÁNCHEZ PÁEZ: “La vida fuera del país ha sido un sube y baja de emociones”

Mariángel Castro

Fotos: Cortesía 

El pasado 22 de julio un grupo de estudiantes de la Universidad de Harvard en Dubai culminaron con éxito la maestría en Investigación Médica, entre los que se encontraban la venezolana María Sánchez, quién obtuvo la mención de Summa Cum Laude, reconocimiento que es otorgado a los estudiantes con el grado académico más alto. El mérito representa un orgullo tanto para el país como para Carora, ya que Sánchez es de padres caroreños, y aunque nació en San Cristóbal (Táchira), parte de su adolescencia la vivió en el suelo torrense.

María Gabriela Sánchez actualmente ejerce su profesión como médico de urgencias en el Servicio de Atención Médico de Urgencias (SAMU) y la clínica Red Salud en Chile. En cuanto a sus planes de regresar a Venezuela comentó que “son los planes de todos los que soñamos con una nueva Venezuela”.

Para conocer la experiencia de esta caroreña en el exterior y su visión sobre la educación, la fuga de talentos, sus prácticas en el área médica y apreciaciones de Carora como ciudad que pronto cumplirá 450 de fundada, nos motivó a realizarle esta entrevista.

¿Cómo ha sido tu vida fuera del país?

-La vida fuera del país ha sido un sube y baja de emociones, en especial porque despegarse de la familia y saber que no puedo compartir con ellos los momentos más felices –o incluso– los más tristes e inesperados, es una sensación que aún no me acostumbro. Adaptarse a otras culturas, conocer nuevos tipos de vida, ser parte de otras familias y encontrar buenos amigos es de las mejores cosas de vivir fuera del país. No hay mejor forma de aprender que viajar. 

¿Cómo ingresaste a estudiar la maestría en Harvard?

-Apliqué a una beca de investigación médica, fue para mí un sueño hecho realidad cuando tuve la noticia el año pasado que había sido elegida y becada para realizar este programa, ya había superado mis expectativas.

¿Cómo fue la experiencia de estudio en una de las mejores universidades del mundo?

-Estudiar en Harvard definitivamente es la mejor experiencia que haya vivido. Cuando estudias en una casa académica como ésta, te das cuenta que diariamente el mundo evoluciona velozmente y que cada minuto que pasa, siempre habrá alguien que está tratando de encontrar e inventar la cura para alguna enfermedad incurable. La explicación para ciertas enfermedades desconocidas, alguna invención inimaginable, o cosas que son inalcanzables en el momento. 

¿Qué opinas de la diáspora de profesionales venezolanos del sector salud?

-Venezuela tiene indudablemente una batería incalculable de profesionales de la salud, su mayoría con excelentes bases y una experiencia envidiable. Lamentablemente la fuga de talentos en mi país es cada vez mayor, y son otros los países que gozan de nuestro talento y humanidad como médicos, enfermeros, auxiliares, e incluso, otras profesiones. 

¿Diferencias de la educación venezolana con la de otros países?

-La diferencia es del cielo a la tierra, y trataré de limitarme en esta pregunta. Actualmente la educación en Venezuela no se escapa de los estragos del comunismo. Lamentablemente lo que es un pilar fundamental en la sociedad y en el desarrollo social de un país sólido, se ha convertido en un arma voraz que impide el crecimiento académico de los que no tienen la oportunidad de gozar de la educación privada o en el exterior. 

¿Cuál es tu opinión del sistema universitario público de nuestro país?

-Hace décadas atrás nuestro sistema público universitario era lo más preciado en Latinoamérica, ahora las universidades han venido en decadencia diariamente con la pérdida de nuestros profesores y de los recursos necesarios para una buena educación. 

¿Cómo recuerdas a Carora?

-Un pueblo de lindas costumbres, moral y con gran respeto a la familia como la pieza principal de un rompecabezas. Recuerdo mi adolescencia en sus calles en medio de alegría y por supuesto, mucho calor. Hablar de Carora es acordarme del buen pabellón de Doña Celina, los batidos de Mata de Mango, los 31 de diciembre con la cuenta regresiva de Kakalo, los helados de mamón, las noches de Pericón con mis tíos y amigos. Para mí es un pueblo que se quedó en el pasado, en sus creencias, costumbres y forma de ser de las personas.

¿Un concejo para los venezolanos que quieren realizar sus estudios de posgrado en el exterior?

-Ser, soñar, trabajar, fracasar, levantarse, seguir trabajando y lograrlo. Esos son los pasos del éxito dentro y fuera de Venezuela. Un gran trabajo y una fe inquebrantable harán la diferencia. 

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Iglesia asumen comedores que abandonó el Gobierno

Andreína Leal Fotos: Gilberto Suárez  Los programas de alimentación impulsados por ex presidente Hugo Chávez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *