Inicio - Local - A Viva Voz - A Viva Voz

A Viva Voz

21/08/2019

La desesperación del régimen ha llegado al límite. En momentos en que los venezolanos se las ingenian para poder adquirir una harina precocida y el respectivo acompañamiento, lanzan desde el poder una humillante nueva amenaza contra los más necesitados, hacia aquellos que sólo ganan 0,092 centavos de dólar al día, Bs 40.000 mensual, en una economía nacional ya dolarizada; se trata  del salario mínimo más bajo del mundo, muy inferior a los 1,25 establecidos por la ONU como remuneración diaria para medir los niveles de pobreza extrema. “O firman contra Trump o no comen”. Esa fueron las instrucciones giradas a los “manzaneros”, una especie de aliados del régimen que evoca a los CDR cubanos. Y es que esa pareciera  ser la última esperanza del madurismo acorralado por presiones internacionales de distintos flancos, además de correr donde el único aliado que les queda, Rusia, donde hoy precisamente se encuentra de visita Delcy Rodríguez y su combo. Ocurre que aquellos que reciben los clap, los han puestos en una encrucijada tras ser informados que para tener acceso a la compra de los señalados comestible de dudosa calidad, debían dejar su rúbrica en un documento que rechaza el bloqueo ejecutado por el presidente de los EEUU, Donald Trump contra el régimen de Nicolás Maduro. Este programa que debiera proteger a las clases más desprotegidas se convierte en humillación, al constituirse en instrumento de dominación y control social. Es propio de los sistemas ideologizantes más retardatarios, del fascismo entre otros,  y contrario al humanismo que tanto pregona el chavismo de la boca para afuera. En Calicanto y sectores como Simón Bolívar hay pruebas de que esta aberrante conducta se practica abiertamente, incluso con el agravante que incluyen hasta niños de 9 y 10 años cedulados, cuyos padres son obligados a estampar las firmas por ellos. Entre tanto los opositores callan, se abstienen de denunciar este sin sentido como si poco importara. Quizás se sienten ganadores, arrimando desde ya sardinas a su sartén, visto que Datanálisis da 10 y 12% a Maduro y el Psuv. Sepan que la victoria no está cantada, deben pasearse por ese “control social” del que hablamos, que le reporta un 30% adicional al régimen en las mesas electorales. Contra ese ventajismo pareciera el Frente Amplio no tener diseñada una estrategia, cuidado si por allí se escapa la liebre enjaulada. 

PREGONADAS

Es un hecho que el Psuv ya no cuenta. El partido político que sostiene al régimen hoy día se llama FANB, no obstante de vez en cuando se ve a dos chavistas-maduristas peleándose por una botella vacía. Ocurrió en los pasillos de la sede municipal local. En una esquina estaba el cabo Madrid y en la otra José Gil. Gil se acercó al tumulto en el cual el Cabo hacia referencias a la actual desgracia del Psuv al sacar de los recuerdos una anécdota en la oportunidad en que asistió a un congreso partidista. El concejal le reclamó y le echó en cara que él ya no está en el Psuv. Madrid reculó, a medias, y reconoció ciertos logros del chavismo. ¿Acaso esa “sonrisa” dibujada por el cabo Madrid en su rostro al final de la conversa, no fue una expresión de defensa ante la posibilidad cierta de perder su bolsa clap?

A propósito de municipalidad, el dirigente sindical de la alcaldía, Jhonny Colmenárez, le echó en cara a los concejales el poco amor que profesan a sus semejantes. Ocurrió al denunciar que en cada sesión los ilustres ediles se aprueban un bono semanal de 50 mil bolívares, mientras los demás trabajadores del municipio devengan un salario de 10 mil semanal. ¡Tremenda igualdad social!, ¿no?

Repetimos, el Psuv perdió la calle y la fuerza política. Lo decimos luego de observar cómo la dirigencia y los munícipes actúan cada vez que se les acercan los “Guerreros del agua”, que poco a poco ha venido tomando mayor control sobre las protestas ciudadanas. Esta semana les abrieron las puertas en Imauto donde constataron que la empresa está quebrada, mientras en el coso municipal tienen las puertas permanentemente abiertas.   

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

¿Es Carora una pocilga?

Mariángel Castro Fotos: Suárez/Archivo  A propósito del discurso enunciado por Luis Alberto Crespo Herrera en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *