Inicio - Local - Salud en riesgo por el consumo de cocuy casero

Salud en riesgo por el consumo de cocuy casero

Raymar Falcón 

Fotos: Gilberto Suárez 

La crisis ha desplazado el consumo de bebidas como la cerveza o el ron para darle paso a licores de elaboración artesanal como el cocuy, carente de los más rigurosos estándares de calidad y sanidad. 

Expertos advierten que más que artesanales son bebidas ilegales hechas a bajo nivel, violentando normativas en su producción, lo que las hace no aptas para el consumo humano. Indican que estas deben pasar por un proceso de destilación para poder ser comercializadas, no obstante, debido al consumo masivo, la venta de este elixir se ha proliferado siendo anunciado con carteles improvisados que participan su venta en cualquier lugar. 

El resultado de la impunidad

El ingeniero Óscar Pernalete en un pequeño productor de cocuy e integrante de la Asociación de Productores del Cocuy, (Aprococuy), y afirmó que ante el alto costo de la cerveza, no son pocos los que decidieron optar por el consumo de una bebida, “que debemos advertir, no se trata de cocuy, simplemente es un aguardiente de caña que no cumple con la normativa legal para ser vendido. El verdadero cocuy es un licor delicioso, de alto nivel y con origen ancestral”, dijo. 

Explicó que muchas personas agregan componentes para acelerar el proceso de fermentación a sabiendas de lo perjudicial que esto representa para la salud. “Lo que ocurre es que la melaza tiene pocos azúcares y como el proceso de fermentación es muy difícil, agregan cualquier cosa para que éste sea más rápido, ya que lo que andan es buscando dinero fácil”, aseveró el experto. 

Pernalete refiere que entre los elementos usados se encuentran baterías, hierro, formol, urea, entre otras, cosas que nada tienen que ver con un proceso de fermentación natural. “Si se preparara de manera natural, a lo mejor saldría un aguardiente de caña con unas condiciones menos perjudiciales y más artesanal; pero no es así”, sentenció el consultado. 

Afirmó que la diferencia de precios entre el verdadero cocuy y el aguardiente de caña es abismal, al tiempo que agregó que “en el estado Lara solo hay dos personas con la perisología legal y completa para el proceso de sacar la bebida del agave de cocuy”.

Por último dijo que mientras siga la impunidad y no se apliquen las leyes, “en este país esta situación no la parará nadie”. 

Daños irreversibles

El médico salubrista Luis Alberto González, parte de la premisa de que la única diferencia entre la droga y el veneno, es la dosis, y como médico de casuística que lleva a través de la Alcaldía del Municipio, donde funge de coordinador de Bienestar Social y Salud de dicho organismo, no ha tenido casos de intoxicación por consumir la bebida etílica.

Sin embargo, revela que en su ejercicio profesional, “sí he tenido pacientes con estado de alcoholismo crónico, o con actitudes donde vemos al paciente en situación de peligro, por lo que me ha tocado aplicar un plan de acción y trasladarlos a un centro de salud, ya que han manifestado ingerir cocuy o bebidas que vienen de una procedencia que sencillamente no cumple con una perisología sanitaria”. 

El galeno señaló que es muy lamentable que en Carora se dediquen a la venta de bebidas alcohólicas en casas de familia, “lo cual pone en duda el origen de lo que se está obteniendo como producto”. Sentenció que el uso de ácido de batería u otros componentes para elevar al grado de fermentación y aumentar los márgenes de ganancia, “causan daños irreversibles en la salud de la persona”. Agregó que el daño es neuronal, pudiendo llegar a estar en presencia de retardo mental o una discapacidad motora. 

Hizo un llamado a la conciencia y a las autoridades sanitarias, al ente rector de la salud, vigilancia epidemiologia y todos los entes desde el punto de vista médico-sanitario y a las autoridades competentes como la GNB, Policía, Cicpc para que tomen cartas en el asunto. “Mi sugerencia sería que coloquen puestos centinelas en los diferentes puntos de la ciudad, donde nosotros sabemos, pero que callamos por miedo a algún daño a nuestra integridad física, los lugares donde se están cometiendo esta aberraciones”. 

Opiniones en la calle

Ante esta situación se han generado diversas interrogantes como, ¿quién supervisa la producción y distribución para el consumo humano de esas bebidas? ¿Serán ciertos los rumores de personas que han enfermado y muerto por consumir este elixir? Por esta razón salimos a la calle a conocer la opinión de los caroreños, y estos son sus puntos de vista. 

Antonio Suárez consideró que estas ventas de cocuy en las casas deben ser supervisadas. “No estoy de acuerdo con la venta de cocuy clandestina. Las mismas deben poseer un permiso legal para trabajar, y la autorización sanitaria, porque la población corre riesgo al consumir bebidas que no son inspeccionadas como lo dicta la normativa”. 

Pedro Vargas indicó que en la calle se escuchan rumores que al cocuy le están agregando componentes venenosos, como “baterías viejas y fertilizantes, y eso no es bueno para la salud. Debemos tener mucho cuidado con lo que consumimos, sobre todo los jóvenes. Estas casas donde se vende el cocuy deben tener este producto registrado con permiso sanitario incluido”. 

Eduardo Chirinos comentó que debido a la situación país, esta práctica se ha convertido en un modo de sobrevivir a costa de la salud. “Yo particularmente no estoy en contra, pero es muy lamentable que cualquier persona ahorita monte un negocio de venta de cocuy. Lo más triste es que la gente ahorita busque precios y no calidad”. 

Por otra parte se conoció los precios del agave cocuy oscila entre los 30 mil y 40 mil bolívares, mientras que el cocuy  casero se ubica entre unos 8 y 10 mil bolívares, por esta razón sigue siendo el más buscado por una buena parte de los caroreños. 

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

¿Es Carora una pocilga?

Mariángel Castro Fotos: Suárez/Archivo  A propósito del discurso enunciado por Luis Alberto Crespo Herrera en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *