Inicio - Local - Paciente con parálisis motora manifiesta sus ganas de vivir

Paciente con parálisis motora manifiesta sus ganas de vivir

Yóselin Álvarez

Fotos: Gilberto Suárez

Como si no fuera suficiente tener que lidiar con una enfermedad crónica, la falta de los servicios básicos pone en riesgo aun más la vida de quienes hoy se encuentran postrados en una cama por diferentes patologías.

Tal es el caso de Roraima Pérez, una mujer que desde los 12 años de edad sufrió una parálisis infantil que le impide moverse por sus propios medios, aunado a eso sufre del Síndrome de Huesos Cristal, también conocida como ontogénesis imperfecta. Esta última se caracteriza porque los huesos de la persona que lo padece se rompen con facilidad.

Hoy cuenta con 60 años de edad y junto a este rosario de males, a Roraima se le une la hipertensión, fuertes taquicardias que la debilitan y además la aparición de escaras en su cuerpo debido al tiempo que tiene postrada en la cama.

En una vivienda rural ubicada en el sector Barrio Nuevo, específicamente en la calle Rosario entre calles Libertad y Sucre vive Roraima  junto a una hermana y otros familiares quienes alegan que la tarea de la alimentación y cuidados especiales cada día es más difícil. 

La falta de agua por tubería es uno de los principales problemas que atraviesa la familia, por lo que deben buscar agua de otras partes en envases para la atención de Pérez. Las largas horas de racionamiento eléctrico que sufre el sector complican su salud debido al calor que solo le causa molestias.

Conversamos con Pérez para conocer a fondo sus padecimientos, quien dijo que anteriormente le resultaba muy fácil la compra de sus medicamentos, pero luego de la escasez de los mismos su situación ha empeorado de manera importante. “La compra de los medicamentos para la tensión se nos ha vuelto difícil, igual que las vitaminas que debo tomar”.

Expresa que está consciente de la situación por la que se atraviesa en el país en torno al Sistema Eléctrico Nacional, pero hace un clamor para que las horas de racionamiento sean menos. “Yo no digo que no realicen el racionamiento, pero les pido que tengan piedad de quienes estamos en situación de cama”, manifestó.

Pérez alega que debido a las últimas lluvias la proliferación de zancudos ha sido tal que le resulta imposible conciliar el sueño durante las noches que no hay servicio de energía eléctrica.

Así mismo dijo que ha asistido en reiteradas oportunidades hasta el Centro de Diagnostico Integral de la zona, pero no le han atendido debido a la falta de tensiómetro y oxigeno para uno de los tantos tratamientos a los que debe ser sometida.

Cabe destacar que a pesar de los males que la acompañan, Roraima Pérez no pierde su sonrisa, su fe y sus ganas de vivir. Realizó un llamado a las autoridades locales para que le faciliten su traslado en ambulancia hasta la ciudad de Barquisimeto, y además la ayuda para ser atendida en una clínica especializada en su caso. “Necesito que me ayuden, yo solo quiero vivir tranquila y sin preocupaciones. Yo confió en mis médicos venezolanos, y creo que pueden ayudarme a mejorar”, finalizó.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

¡Eureka!: Se les “prendió el bombillo” y surgieron propuestas a problemas por gasolina en Carora

Mariángel Castro Fotos: Mario Sosa Por iniciativa de la Cámara Municipal, ayer se efectuó una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *