Inicio - Local - Se desbordan las aguas negras e Hidrolara sin capacidad de respuesta

Se desbordan las aguas negras e Hidrolara sin capacidad de respuesta

Yóselin Álvarez 

Fotos: Mario Sosa

El olor putrefacto, contaminación ambiental y las enfermedades que acarrea el colapso de cloacas mantiene a los habitantes de la calle Lídice entre Sucre y Monagas desesperados, mientras las esperanzas de que el problema sea atacado por la institución a la que le corresponde dar respuestas, decaen en el tiempo. 

La obstrucción de cloacas genera el brote de aguas servidas a la superficie de las calles expandiéndose a lo largo de las vías, ocasionando un problema mayúsculo en los habitantes de las zonas afectadas. Lo peor del asunto ocurre cuando la inundación invade los patios de las viviendas, agudizando aún más el problema.

En la calle Lídice hiede

Nélida Carrasco es una de las afectadas y comenta que la obstrucción ha traído como consecuencias que el patio de su casa se haya inundado de aguas servidas. El problema se repite en otros hogares.

Ante tal situación, un grupo de vecinos asistió a Hidrolara en busca de alguna respuesta, y les revelaron –según lo dicho por los afectados– que el personal no cuenta con las condiciones para llevar a cabo la tarea. Les indicaron que carecen de herramientas y tampoco tienen unidades para el traslado de obreros.

El desespero los llevó a trasladar por sus propios medios a los trabajadores para que inspeccionaran la zona y el diagnóstico reveló que no se trata de un trabajo sencillo, por lo que se debe realizar una obra mayor como la de romper la calle para llegar hasta donde se origina el problema.

“Tuvimos que traer a los obreros de Hidrolara en un transporte que buscamos los vecinos, darles desayuno, almuerzo y merienda. Luego ellos solo miraron, y dijeron que no se puede solventar tan fácil”, explicó Carrasco.

Igualmente indicó que como no puede utilizar los baños de su casa por la obstrucción, debe bañarse a la intemperie y utilizar bolsas plásticas para la realización de las necesidades fisiológicas. “Esta situación me roba la paz, a mi hija y nietos. La contaminación es más fuerte cada día, y temo contraer alguna enfermedad”.

Hizo un llamado a las autoridades locales para que solucionen tal problema. “Por favor, pónganse la mano en el corazón, tengan voluntad para hacer las cosas bien y se terminen nuestros días de angustia”, dijo.

Ni una escardilla

En la misma situación se encuentra Douglas Pérez, quien comenta que el colapso está desde hace varios días y nadie se ha abocado a solucionar el problema. “Busqué a los trabajadores de Hidrolara y los trasladé hasta la comunidad, pero ellos no tienen si quiera una escardilla, y de paso tenemos que darles la comida”, manifestó.

También expresó que el problema afecta de manera directa a la Escuela Bolivariana Carora establecida en el sector. “Los niños de la escuela se han visto muy afectados por este problemas de las cloacas”.

Río de aguas negras en la calle Torres

Entre tanto, en la calle Torres, Zona Centro, tienen un mes sufriendo por la obstrucción de una tubería de aguas negras que ha ocasionado el desplazamiento a lo largo de cuatro cuadras aproximadamente.

Juan Carlos Piña dijo que lamentablemente no han obtenido respuestas aun cuando se han dirigido hasta las entidades correspondientes. “Tenemos un mes con este problemón frente de nuestras casas, y es muy terrible vivir así, sobre todo por la cantidad de niños que a raíz de esto se han enfermado”.

Dennys Rodríguez aseguró que su hijo estuvo sufriendo de dolores estomacales y vómitos, producto de la contaminación ambiental que atraviesan. “Habíamos tomado la decisión de cerrar la calle, pero luego pensamos que con eso no vamos a lograr nada. Entonces queremos que la Alcaldía tome cartas en el asunto para no tomar decisiones drásticas”.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Alfredo Ramos llama a los torrenses a marchar mañana

Mariángel Castro Fotos: Castro Este jueves estuvo en Carora el ex alcalde de Iribarren y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *