Inicio - Local - A Viva Voz - A Viva Voz

A Viva Voz

13/11/2019

“Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía.”, Simón Bolívar. Evo Morales, como presidente, se la estaba “comiendo”. Era el mejor ejemplo que tenían los comunistas para demostrar que el socialismo si funciona. Una inflación casi inexistente, una relación con los entes productivos de mucha tolerancia y cero conflictividad que hacía que la economía boliviana marchara sobre ruedas. Los programas sociales, gracias a la “chequera de Bolívar que se paseaba por América Latina”,  mejoraron la calidad de vida de miles de bolivianos y sacó de la pobreza extrema a un grueso número de indígenas. Entonces, ¿qué pasó? ¿Por qué Evo cayó tan estrepitosamente en tres semanas? Sin duda, Evo le agarró gustico al poder y sucedió lo que vaticinó Bolívar: cayó en la usurpación y comenzó a gobernar bajo los efectos de la tiranía. ¿Cómo ocurrió? El domingo 21 de febrero de 2016, un Evo Morales engolosinado por la popularidad, hizo convocar un referendo aprobatorio o rechazo al proyecto de modificación constitucional que le permitiera ser reelecto nuevamente junto a su vicepresidente. Evo no pensó en un sucesor, sino en él mismo seguir mandando, y el pueblo rotundamente le dijo que no en esa consulta electoral. En ese instante Evo se convirtió en tirano al manipular para su beneficio poderes distintos al suyo y alterar los resultados de ese poder supraconstitucional ejercido por el pueblo boliviano a través del referendo. La Corte Suprema de Justicia de Bolivia emitió un dictamen que permitió a Evo volver a ser candidato, pisoteando, repetimos porque en Venezuela son muy “estimados” los poderes SUPRACONSTITUCIONALES, la soberanía ejercida por el pueblo. Ya vuelto un tirano, tras las elecciones que ganó en primera vuelta y sabía perdidas en el balotaje, dio al traste con las elecciones del 20 de octubre y se convirtió en usurpador. Morales no se imaginó la reacción del pueblo que no se acostumbró a su mandato, pese a no ser tan malo, simplemente porque nadie acepta las tiranías. Tampoco las institucionales formales del estado, algunas de las cuales, como los militares, decidieron no respaldarlos. El cuento reciente de quienes respiran por la herida es “cantar” golpe de estado, cuando en realidad quien lo dio fue el propio Evo al poder supraconstitucional ejercido por el pueblo aquel 2016. En Venezuela ocurrió algo parecido en el referendo de 2007, ¿se acuerdan de la victoria de mierda? Pues bien, todo lo que los venezolanos votamos en contra en esa fecha, incluyendo las reelecciones, nos lo “metieron sin vaselina” en las subsiguientes elecciones presidenciales, gracias a un genuflexo CNE.

PREGONADAS  

“Cinismo”: Según la RAE: “Actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y deshonesta algo que merece general desaprobación”. Viene a colación la frase en esta esquina de las imprudencias, porque la ha puesto muy en boga el concejal José Gil en el grupo de whatssap que funciona de manera paralela con las ediciones de este diario de los torrenses. Atendiendo a la definición del diccionario, precisamente Gil es quien comete a diario eso que él llama cinismo; en pocas palabras, escupe para arriba. Miente cuando dice que vivimos bien y ocurre todo lo contrario. Miente cuando señala que las escuelas funcionan 100% y recibimos educación de calidad y resulta toda una falacia; y además acompaña en todas las mentiras en las que el oficialismo en todos sus niveles incurre, cada vez que ofrece soluciones a los deficientes servicios públicos y cada vez estamos peor. La última mentirilla de Gil la puso al descubierto Mario Sosa en sus “camataguas”, al mostrar el almuerzo que ayer comieron los estudiantes de la escuela Ramón Pompilio Oropeza. ¡Qué miseria de país!  

Muchos comentarios han surgido a raíz de la escogencia del punto de partida de la marcha del próximo sábado 16-N. Alguno la achacan al acostumbrado ventajismo de los voluntariosos y sus acólitos para beneficiar al “Muchacho llorón”. Sin embargo conocimos que las cosas no son así. Resulta que fue AD quien escogió el punto de partida, porque pretenden “latirle en la cueva” al “Llorón” que se jacta en pregonar que La Guzmana en su feudo. AD está dispuesto a demostrar que no es así y que el “Llorón es ya historia. Dicen que es la dulce venganza de la linda Sobella.

El lío de las minas de sílice pica y se extiende. La cámara municipal, en otra de sus “cínicas” travesuras, donde la tolerancia y el diálogo son inexistente, se niega a conversar con la comunidad afectada de Los Quediches, y lanza la pelota a terrenos del Ministerio de Ambiente. Los ediles sostienen que eso es cosa juzgada, como dicen los abogados, que los permisos están en regla y aprobados, y solo falta que comience la construcción de la carretera. Se me olvidaba, calificaron a los que se oponen a las minas, palabras más palabras menos, de escuálidos opositores.

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Caroreños no creen que Carora estará bonita para enero

Raymar Falcón  Fotos: Gilberto Suárez  Apropósito de la visita de la gobernadora Carmen Meléndez a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *