Inicio - Local - A Viva Voz - A Viva Voz

A Viva Voz

14/11/2019

¿El escenario? Prácticamente vacío, apenas ocupado por los nueve ediles, sus alabarderos de oficio, la chica que les calma la sed, y un improvisado fotógrafo, más bien fans del único concejal que captaba su lente, a quien fotografiaba en diversas posiciones, lo que parecía gustarle mucho el megalómano funcionario. El orden del día fue virtualmente desechado, un punto apartó de todos sus deberes edilicios a esos funcionarios que tienen la responsabilidad de velar por el buen funcionamiento del municipio, controlar los escasos recursos y legislar en materia de sus exclusivas competencias. Pues bien, todo eso se puso a un lado, porque para ellos, más importante que resolver el problema del gas, el aseo urbano, la electricidad, el agua y que las calles sirvan, era determinar si el Bolivia hubo o no un golpe de estado. En realidad no fue un debate, fue un monólogo a nueve voces, porque todos opinaban igualito. Reparo que no es su culpa, sino una consecuencia del pensamiento único y dogmático en el cual suelen caer los fanáticos adoradores del comunismo. ¿Creen ustedes que alguien recordó la fecha 21 de febrero de 2016 en esa “tertulia”? Ese día Evo Morales y sus secuaces que conforman el blindaje institucional del estado boliviano, le dieron un golpe de estado al poder supraconstitucional ejercido por el pueblo a través de un referendo constitucional, que reprobó la reelección de Evo Morales para el período 2020-2025. Derrotado, echó mano como suelen hacer los chavistas-maduristas aquí, del tribunal de justicia para patear la Constitución aprobada por él mismo en el 2009. Nadie niega que ganara la primera vuelta, pero se valió de muchas artimañas con el concurso de sus compinches, para adulterar los resultados y evitar el balotaje. Eso sin duda enfureció al pueblo que fue testigo de esa metamorfosis que sufrió el modesto dirigente indígena cocalero hasta convertirse en tirano. Tras la auditoría de la OEA y la confesión de la presidenta del órgano electoral “que la obligaron a cometer fraude”, los militares y policías le quitaron su apoyo. Durante dos días no se supo quién detentaba el poder, solo se sabía de la existencia de una carta de renuncia del propio Evo, que sería discutida en el seno de la asamblea legislativa. Ese día la bancada oficialista no acudió, jugando al “outsider”, sin embargo fue el propio Morales quien provocó su salida definitiva, al abandonar Bolivia, aceptar el exilio e incluso declararlo desde México. Ese vació de poder, según la constitución boliviana había de cubrirlo, y ante la falta del vicepresidente Álvaro García Linera, la presidenta del Senado Adriana Salvatierra y del Presidente de la Cámara de Diputados Víctor Borda, todos “piraros” cuales truhanes, correspondió a Jeanine Áñez asumir los deberes del estado boliviano. Estimados concejales, las cosas no son tan complicadas si se miran desde una óptica distinta al dogmatismo ramplón que los tiene embobados. 

PREGONADAS

En medio de ese “interesante debate” llevado a cabo en la Cámara Municipal, se sumó el “testimonio” del edil Yasmil Barrios, quien alertó sobre lo que pudiera ocurrir el próximo sábado 16-N. Confesó que está siendo vigilado por la oposición, incluso señaló que saben qué come, dónde duerme, a qué hora sale de su casa; en pocas palabras, lo tienen “precisado”. Nos enteramos gracias al concejal Barrios, de esas habilidades extraordinarias que desconocíamos de Caturo, jefe de la oposición local, muy superiores incluso a las del G-2 cubano, el Sebin, la DGCIM y la FAES. A Caturo todo el mundo en Carora lo conoce desde carajito, y que se sepa no ha hecho cursos en la CIA, el Mossad israelí y el M-16, inglés. Si Caturo por descuido dejó morir unas vacas y caballos de su propiedad, ¿cómo se puede creer que esté pendiente del concejal Barrios? 

Como el miedo el libre, ayer la dirigencia roja local se fue en desbandada a Barquisimeto, a recibir instrucciones de la Almirante y de Diosdado que ayer transmitió sus leñazos desde la capital del estado.  Entre tanto, la Fuerza Armada Nacional permanecerá acuartelada este fin de semana. Ya veremos qué pasa.

Este viernes, a las dos de la tarde, las puertas del salón de sesiones del Concejo Municipal se abrirán a partir de las 2:00 pm para albergar un foro, esta vez sí de vital interés para Carora, como es el caso de las minas de sílice a explotarse en el sector Los Quediches. Estarán presentes la empresa, las comunidades y medios de comunicación. Si los afectados no acuden, es porque le tuvieron miedo al cuero luego de matar a la culebra.  

Informacion webdiarioelcaroreno

Compruebe también

Caroreños no creen que Carora estará bonita para enero

Raymar Falcón  Fotos: Gilberto Suárez  Apropósito de la visita de la gobernadora Carmen Meléndez a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *