en ,

PARROQUIA ANTONIO DÍAZ: No llegó a vigilar el conuco

Mario Sosa
Foto: Archivo

Williams Antonio Alvarado Dorantes de 28 años se despidió de sus familiares la noche de este miércoles para dirigirse a su chamba pero en el camino encontró la muerte en el Caserío Las Playas vía a los Cabredales de la localidad de Curarigua parroquia Antonio Díaz.

Al parecer Alvarado sería interceptado cuando se dirigía a su trabajo por un par de sujetos que sin mediar palabra le propinaros varios disparos que lo dejaron gravemente herido en el suelo, mientras que sus verdugos no dejaron rastro.

Algunas personas alcanzaron a escuchar los disparos y fueron a investigar, por lo que encontraron el cuerpo de Williams todavía moribundo, siendo auxiliado y trasladado de manera inmediata el Consultorio Popular de la localidad, pero a los pocos minutos de su ingreso quedó sin signos vitales.

Una comisión del Eje de Homicidios de Cicpc llegó al sitio para recabar la información del hecho y realizar el levantamiento del cuerpo siendo trasladado hasta la ciudad de Barquisimeto para realizarle la respectiva autopsia. Por parte de los familiares quienes indicaron que desconocían si tenía algún problema con alguien en el pueblo.

El hoy occiso estaba trabajando como vigilante cuidando un conuco cerca del caserío donde residía. En cuanto a los judiciales estarían manejando el móvil de ajuste de cuentas y sería la primera muerte violenta en el municipio Torres en lo que va del mes de febrero.

En Torres se instaló del Estado Mayor de Servicios Públicos.

Gremios se pronuncian sobre el caso Supleagro