en

Lavrov: Rusia es la última interesada en ocultar la verdad sobre la epidemia

Cortesía: EFE

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó hoy que su país sería el último interesado en ocultar la verdad sobre el impacto de la epidemia de COVID-19, en respuesta a publicaciones occidentales acerca de que los datos oficiales rusos no se corresponden con la realidad.

“En cuanto a las estadísticas de coronavirus, les aseguro que las autoridades rusas serían las últimas interesadas en ocultar la verdad”, dijo el jefe de la diplomacia rusa en una entrevista con el grupo mediático RBK.

Subrayó que se trata de algo que “no es broma; se trata de la vida de la gente, y jugar con ello es indignante”.

“Igual de indignante es intentar aprovechar esta situación (la pandemia) para enlodar a uno u otro país”, enfatizó Lavrov.

Según las cifras oficiales, a día de hoy en Rusia se han registrado 262.843 casos de COVID-19, 10.598 de ellos en las últimas 24 horas, con un total de 2.428 fallecimientos por esta enfermedad, 113 de ellos en la última jornada.

El ministro de Exteriores ruso subrayó que lo importante en estos momentos es aunar esfuerzos para crear cuanto antes una vacuna contra la COVID-19, y no intentar buscar culpables de la epidemia.

“Es necesario comprender las causas concretas de la aparición de este virus y por qué comenzó su transmisión entre las personas”, dijo Lavrov.

Subrayó que esto tiene una “importancia clave” para hallar un antídoto contra la infección, pero no debe ser utilizado para “divagar acerca que el virus surgió en un mercado de China y que, por ello, hay que imponer sanciones a ese país”.

“Hablar de que los chinos ocultaron información a la OMS (Organización Mundial de la Salud) o de que la OMS no estaba al tanto o, si estaba al tanto, de que escondió cierta información, como mínimo es incorrecto”, dijo el titular de Exteriores.

Venecia pide a la población quedarse en casa por incendio en planta química

El Papa pide que pese a la pandemia no se olvide el drama de los migrantes