en

Tifón Vongfong arrasa islas del centro de Filipinas

Residents try to salvage belongings amongst their houses destroyed at the height of Typhoon Vongfong in San Policarpo town, Eastern Samar province on May 15, 2020, a day after the typhoon hit the town. - Typhoon Vongfong has dumped heavy rains and torn off roofs since it roared ashore on central Samar island on May 14, with hundreds of thousands of vulnerable people in its path on the coast or in flimsy homes. (Photo by Alren BERONIO / AFP) / “The erroneous mention[s] appearing in the metadata of this photo by Alren BERONIO has been modified in AFP systems in the following manner: [San Policarpo] instead of [San Policarpio]. Please immediately remove the erroneous mention[s] from all your online services and delete it (them) from your servers. If you have been authorized by AFP to distribute it (them) to third parties, please ensure that the same actions are carried out by them. Failure to promptly comply with these instructions will entail liability on your part for any continued or post notification usage. Therefore we thank you very much for all your attention and prompt action. We are sorry for the inconvenience this notification may cause and remain at your disposal for any further information you may require.”

Cortesía: EFE

Vongfong, el primer tifón de la temporada, arrasó varias islas del centro de Filipinas al tocar tierra seis veces en las primeras 24 horas de paso por el país, mientras se espera este viernes su llegada a Manila.

El tifón arrastra “vientos destructivos e intensas lluvias”, informó en su último boletín Pagasa, la agencia filipina de meteorología, que elevó la alarma al nivel 3 (de un total de 4) en las provincias del sur de la isla de Luzón; y el nivel 2 en la zona centro, donde se ubica el área metropolitana de Manila.

Vongfong se debilitó levemente tras tocar tierra seis veces, con vientos de 125 kilómetros por hora y rachas de hasta 165 km /h, frente a las rachas de 180 km/h detectada ayer por Pagasa en la zona centro de Filipinas, donde las provincias de Samar Norte y Sorsogon están sin electricidad e incomunicadas.

A pesar de haberse debilitado levemente, la velocidad del viento que acompaña el tifón puede ser fatal a medida que se acerca a Manila, donde una cuarta parte de sus 13 millones de habitantes vive hacinada en barriadas de viviendas precarias.

El Centro Nacional de Reducción de Riesgo de Desastres señaló hoy de que todavía no tiene un informe preciso de daños y posibles víctimas ante las dificultades para comunicarse con las pequeñas provincias insulares que el tifón ya dejó atrás, pero sí espera que “el impacto haya sido alto”.

El tifón, bautizado localmente Ambo, entró el jueves en Filipinas por la localidad de San Policarpio, en la isla de Samar, donde unas 400.000 viven en zonas bajas y costeras, especialmente vulnerables al paso de la tormenta, cuya fuerza es equivalente a un huracán de categoría 4.

Vongfong se desplaza a una velocidad de 15 kilómetros por hora mientras enfila hacia el norte de Filipinas, cuya área de responsabilidad se espera que abandone el martes por la mañana rumbo a Japón.

Un promedio de 20 tifones azotan Filipinas cada año y el más destructivo fue el supertifón Haiyan, que en noviembre de 2013 golpeó las islas de Samar y Leyte, matando a unas 7.000 personas y dejando a 200.000 familias sin hogar.

El Papa pide que pese a la pandemia no se olvide el drama de los migrantes

FAES en Lara abatió a padre de “El Santanita”