en

En una Cesta República se reúnen los apasionados del arte

Guillermo Barrios, Maitena de Elguezabal y Marynell Ortíz se inspiraron en una experiencia que vivieron en Venezuela y la hicieron realidad en pleno corazón de Madrid. Un espacio de arte que sirve de encuentro para la comunidad venezolana que cada día crece en España.

Cesta República es un espacio que celebra el arte y el encuentro entre culturas. El 21 de octubre de 2016, tres amigos y expertos en la materia decidieron unirse para sacar adelante su proyecto. En Chueca, Madrid, comenzó esta historia, en un lugar llamado Válgame Dios, hasta que el 1 de junio de 2019, debieron poner fin a esta etapa para evitar un colapso económico.

Pero la intención fue continuar y surgió la idea de realizar encuentros con el fin de seguir acercando al público a temas relacionados con el arte, una iniciativa que ya cumplió cuatro años y que ha presentado más de 180 eventos, entre ellos 24 exposiciones de arte, artesanía y diseño de la fibra, cuenta el arquitecto Guillermo Barrios.

-¿Cómo surgió el nombre de Cesta República?

-Seguramente, para los venezolanos será fácil reconocer que el nombre hace un guiño a la situación crítica que vivimos como nación desde hace dos décadas y nuestra aspiración compartida, como parte de una diáspora que hoy día recorre el mundo. Tiene que ver con nuestra forma de ser: esto refleja el espíritu de nuestro emprendimiento, su carácter peculiar en la forma de operar y en la cuidada selección de nuestros objetos. Quizás ha resultado más difícil explicarlo a los amigos españoles, pero una vez que logramos transmitirlo, les encanta. Nuestra atención se dirige a diversas líneas que se asocian al arte de entretejer y contener, de ofrendar, además de maravillosas cestas de aquí y de allá, tradicionales o de diseño contemporáneo; Cesta República explora el mundo del arte de la fibra y la línea, el entretejido y ensamblaje de materiales. Hace un homenaje callado a Gego y a los artistas de la modernidad latinoamericana y el valiosísimo legado que hoy inspira a tantos artistas cuyo trabajo exponemos o tenemos en nuestra colección. La cesta simboliza igualmente el entretejido humano, la pulsión a crear en conjunto, de unirnos, no de separarnos.

Estrategias en cuarentena

Además de los venezolanos, cada vez hay más público local que se acerca a la propuesta con gran interés. Cesta República enamoró al exigente panorama cultural madrileño como un actor más. Su programación es altamente apreciada y atendida, afirma Barrios.

-¿Cuáles son los planes para volver a compartir de cerca con el público?

-El confinamiento nos ha obligado a experimentar y a reinventarnos. Fuimos testigos durante este tiempo no sólo de una gran tragedia humanitaria, sino también, casi imperceptiblemente, de un volcamiento de la gente hacia el crecimiento espiritual, de un auge del consumo cultural. Como dice el escritor Jorge Carrión, “nunca había habido tanto intercambio cultural en el mundo” como en estas semanas. Hemos asistido a la multiplicación de iniciativas para que la gente pudiese conectar. Y ese es precisamente el campo de trabajo nuestro: el de los entretejidos de pensamiento y allí nos vamos a situar. Tenemos que reconocer que las nuevas tecnologías de la comunicación telemática han asumido un puesto protagónico en el devenir de la sociedad y la cultura contemporánea. Ha sido una enseñanza importante. Nuestro tema #AsiEnLaTierraComoEnLaNube implica un reto que vamos a atender: una aproximación mucho más decidida a las tecnologías web para evolucionar hacia nuevas audiencias y no defraudar a nuestra comunidad cestarepublicana. Aun cuando ya hay una cierta saturación, pensamos promover encuentros en línea, eventos, presentaciones o incorporarlos a las experiencias que vamos a proponer. Inclusive visitas a talleres de artistas y artesanos. Al mismo tiempo, vamos a prestar atención particular a la programación de eventos presenciales. En ambos casos, en la tierra y en la nube, nuestras propuestas, los objetos y experiencias que seguiremos ofreciendo, estarán claramente marcados por su carácter singular y enriquecedor: por su compromiso con la idea de conectar.

Cortesía: El Nacional

Amigos y compañeros de trabajo despiden a Daniel Alvarado

TikTok podría ser prohibido en Estados Unidos