en

Envejecer en Venezuela es pasar a vivir en la miseria

An elderly woman wears a face mask as she walks along Sabana Grande Boulevard after the government eased a nationwide lockdown as a preventive measure against the COVID-19 coronavirus, in Caracas, on June 3, 2020. - Banks, shoe stores and hairdressers reopened this week in Venezuela in a relaxation of the quarantine in force since mid-March due to the COVID-19 pandemic, coinciding with kilometer-long lines of vehicles waiting for turns at gasoline pumps. (Photo by Federico PARRA / AFP)

Disfrutar del retiro que implica la vejez es una vida que los abuelos venezolanos no pueden darse en este país, pues sortean su día a día entre necesidades, carencias y soledad que hasta les ha llegado a perturbar el sueño.

Cada vez resulta más difícil afrontar la llegada de la tercera edad, pues antes el mayor temor de este grupo de personas eran las enfermedades, pero ahora se les suma la angustia por la crisis económica, la zozobra que genera las fallas en servicios públicos, la dificultad para conseguir medicamentos e insumos y el no saber si el día de mañana tendrán para comer.

Abuelos afirman que aunque ya a su edad no pueden conseguir trabajo han buscado la forma de generar ingresos que les permitan cubrir algunas necesidades básicas. Desde vender café y periódicos en la calle, hasta hacer mandados son las alternativas de los viejitos para llevar el pan a sus mesas.

Poder cumplir con sus tratamientos médicos es tarea imposible para los adultos mayores, quienes se ven obligados a interrumpir sus tratamientos por falta de recursos que les permita comprar las pastillas para la tensión, el corazón u otros fármacos para sus patologías.

Con 400 mil bolívares que disponen mensualmente, los abuelos no pueden costear ni una caja de pastillas Losartán, las cuales ya se ubican en el mercado en más de Bs. 700 mil.

Cortesía: La Prensa Lara

#13jul | Este lunes inicia jornada de Registro Electoral del CNE

Reportaron sismo de magnitud 3.1 en Yaracuy este #13Jul