en , ,

Caroreño víctima de xenofobia en Ecuador

Texto: Mario Sosa

Foto: Cortesía

A través de la red social Facebook, hicieron conocimiento público sobre dos venezolanos que fueron víctimas de xenofobia en la localidad de Latacunga, que se encuentra a dos horas de la capital ecuatoriana.

El hecho ocurrió el pasado fin de semana, un amigo de las victimas pidió su autorización para que todo el mundo conociera lo que había ocurrido.

Se tratan de dos hermanos oriundos de Carora, estado Lara, quienes se encuentran en la localidad antes mencionada. Desde su llegada han trabajo en la economía informal, pero la situación de la pandemia del Covid-19 los llevó a reinventarse para seguir adelante.

Según la información suministrada por el amigo de los caroreños, esto jóvenes reunieron 45 dólares para comprar una carretilla usada y trabajar haciendo los mandados de los compradores en el Mercado Mayorista de Quito.

Pero la mañana del pasado fin de semana cuando uno de los hermanos específicamente el que tiene 19 años, salió temprano con su carretilla a buscar trabajo; es interceptado por un grupo de al menos 10 personas, quienes rodearon al muchacho y sin mediar palabras lo empezaron a golpear de manera salvaje.

Estos sujetos le robaron la carretilla y entre las cosas que le dijeron está que “no permitirían que venezolanos vinieran a robarles su trabajo”.

En la agresión, el joven caroreño sufrió una herida abierta en el pómulo derecho, hematomas en rostro, brazos y piernas. Así como también les pisaron las manos, información que confirmó el hermano mayor.

Ante la situación del Covid-19 en ese país, no pudo ser atendido en una de las clínicas de Latacunga, por el colapso de los servicios médico, sin poder realizarle los respectivos rayos x y sutura de la herida abierta.

Se pudo conocer a través de la publicación sobre las personas agresoras que la policía nacional de ese país solo ha detenido a una persona del grupo agresor, cuya detención fue por 5 días, mientras realizan las investigaciones.

Vale destacar que estos dos jóvenes caroreños habían sufrido ataques con el tema de la xebofobia, pero nunca había llegado a este nivel, como ocurrió en esta ocasión.

Iglesia intercede por la paz en Río Tocuyo

Incumplieron el decreto