en ,

Piscina de aguas negras en la calle Guzmán Blanco

Texto: Mariángel Castro

Fotos: Ygnacio Ramírez

La obra de sustitución de tuberías en la calle Guzmán Blanco con calles Lara y Carabobo ha tomando más tiempo del estimado, ocasionando problemas para la comunidad; pues se encuentran expuestos a la contaminación generada por la piscina de aguas servidas que se originó con las últimas lluvias, invadiendo las casas de los habitantes del sector.

El colapso de cloacas hace imposible la vida en el lugar por los malos olores que emite y el estado de la obra dificultad el acceso a los hogares ya que se encuentra instrasilable.

SIN ACCESO AL AGUA

Además de ello, los vecinos denuncian que por las reparaciones fue rota la conexión con la tubería de aguas blancas lo que ocasiona que no tengan acceso a la distribución de agua potable.

Adquirir el vital líquido a través de camiones cisternas es sumamente costoso, con un valor estimado de cinco millones por once mil litros, dejando sin opción para los afectados ya que el vehículo no tendría como estacionarse frente a las casas.

Finalmente, los habitantes de esta calle hacen un llamado a los entes competentes para agilizar las reparaciones y restaurar el servicio de agua potable.

Zona Educativa inicia con «cada familia una escuela»

Caroreños resuelven el almuerzo con “Bala Fría”