en , ,

Mueren dos parturientas en el HPO

Texto: Yóselin Álvarez
Foto: Archivo EC

Dos mujeres que esperaban dar a luz en el Hospital Pastor Oropeza durante la semana en curso murieron, presuntamente las embarazadas se encontraban en trabajo de parto desde hacía varias horas lo que influyó en el deceso de ambas.

Una de las gestantes al parecer presentaba antecedentes de hipertensión, siendo éste uno de los factores que la afectó cuando al no realizársele la cesárea, murió de un infarto fulminante debido a las «penurias» que atravesó en el área de sala de parto.

La otra dama quien también permanecía por largas horas en el quinto piso del nosocomio local, presentó un serio desgarre en la matriz lo que ocasionó posteriormente su muerte.

Según Juana Colina que permanece en dicho lugar, estos no son los únicos decesos de parturientas y neonatos en el primer centro asistencial de salud, ya que no se cuentan con especialistas que atiendan tales casos. Denuncia que quienes llegan con informes para una cesárea, son obligadas a dar a luz por parto natural sin importar sus problemas de salud.

Para unir más cuentas a éste rosario de males, se pudo conocer que no se cuenta con anestesiólogo, y para la colocación de la misma se utiliza personal no apto, lo que en ocasiones termina dando resultados muy negativos.

Colina acusó directamente a la Dra. Paula García subdirectora del Hospital Pastor Oropeza de ser la responsable de todas estas muertes, al “Lavarse las manos” ante la falta de personal e insumos para el primer centro asistencial del Municipio.

“Muy seguido mueren mujeres y niños, eso lo tienen callado. Pero es necesario que la verdad se sepa y las autoridades hagan algo”.

Por último se conoció que el personal que labora en dicho lugar, perteneciente a la Misión Parto Humanizado recibe malos tratos por parte de la subdirectora. Por lo que piden que García se removida de su cargo, y solicitan el Dr. Ángel Chirinos que tome cartas en este asunto.

VAN MÁS DE 60 MIL VOLUNTARIOS INSCRITOS PARA ENSAYOS DE VACUNA RUSA

Dólar paralelo ahorca a los caroreños