en ,

Bodegas desangran el bolsillo de los caroreños

Texto: Yoselin Álvarez
Foto: Archivo

Lo que para muchos era un «resuelve» por la facilidad de no asistir al centro de la ciudad para realizar las compras de comida, hoy se ha convertido en la herida que desangra el bolsillo de los clientes.

Las bodegas como comúnmente conocemos, y que en la mayoría de los casos le dan a los usuarios la oportunidad de adquirir mercancía a crédito, actualmente golpean el salario de sus compradores.

La inflación, la perdida del poder adquisitivo del salario de los caroreños y el costo excesivo de los productos en estos pequeños establecimientos, le impide a quienes compran, tener acceso a otras necesidades.

Gregoria Paez afirmó «Con el dinero que compras un producto en una bodega, puedes adquirir dos en un comercio en el centro de la ciudad».

Además expresaron que no dan crédito, «ya no fían pues dicen que no es rentable para ellos».

Finalmente aseguraron que las bodegas de la ciudad, deben recibir visita de los entes encargados de la regulación de costos de los productos. «Hacen los que quieren y no tienen un control de precios».

Barbara Castellanos es la Imagen de la Edición 24 de Sport Magazine

Con las manos en la droga