en

Lanzan una app que permite calcular el riesgo de contagio del COVID-19 en espacios cerrados

Cortesía: Caraota Digital

¿Tu oficina es segura? Los científicos coinciden en que la gran mayoría de los casos de COVID-19 se transmiten en espacios interiores, ya sea a través de aerosoles o gotitas. Los espacios mal ventilados son un paraíso para el coronavirus, pues en apenas unos segundos puede propagarse a más de dos metros y es más que probable que se propague por conversaciones prolongadas que únicamente por toser, reseñó Muy Interesante.

Para arrojar un poco de luz en este delicado asunto, un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge y el Imperial College de Londres (Reino Unido) han cuantificado el papel de la ventilación en la propagación de la infección por COVID-19 y lo están trasladando a una aplicación gratuita, aún en desarrollo, que servirá para calcular el riesgo de transmisión en interiores.

El estudio muestra que las medidas de distanciamiento social por sí solas no brindan una protección adecuada contra el virus y enfatizan aún más la importancia vital de la ventilación y las mascarillas para frenar la propagación del COVID-19.

Los expertos utilizaron modelos matemáticos para mostrar cómo el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, se propaga en diferentes espacios interiores, según el tamaño, la ocupación, la ventilación y si se están usando mascarillas o no. Estos modelos también son la base de una herramienta en línea gratuita, Airborne.cam, que ayuda a los usuarios a comprender cómo la ventilación y otras medidas afectan el riesgo de transmisión en interiores y cómo ese riesgo cambia con el tiempo.

Cualquiera puede usar esta herramienta open source para averiguar el nivel de riesgo que están asumiendo mientras se encuentran en una habitación de prácticamente cualquier tamaño o tipo. Para cada conjunto de parámetros, la herramienta genera un gráfico que muestra la posibilidad de infección durante un período de tiempo establecido, con el valor predeterminado siendo de 09:00 a 17.00. Por ahora funciona en versión web, pero pronto estará disponible en forma de app en todas las plataformas móviles.

Como parte de su investigación, los científicos descubrieron que dos personas que conversan libremente en un espacio mal ventilado sin usar una máscara presentan un riesgo mayor de infección que si una de ellas tosiera. Al hablar, exhalamos gotitas más pequeñas, o aerosoles, que se esparcen fácilmente por una habitación y se acumulan, si la ventilación no es adecuada. Por el contrario, la tos expulsa gotas más grandes, que es más probable que se asienten en las superficies después de su emisión.

«El papel de la turbulencia y cómo afecta qué gotas se depositan por gravedad y cuáles permanecen a flote en el aire, en particular, no se comprende bien aún. Esperamos que estos y otros resultados nuevos se implementen como factores de seguridad en la aplicación a medida que continuamos investigando», agregó Epaminondas Mastorakos, coautor del trabajo que publica la revista Proceedings of the Royal Society A.

“Nuestro conocimiento de la transmisión aérea del SARS-CoV-2 ha evolucionado a un ritmo increíble, si se tiene en cuenta que solo ha pasado un año desde que se identificó el virus”, comentó Pedro de Oliveira, del Departamento de Ingeniería de Cambridge, y líder del estudio.

Deyna Castellanos lidera las redes como influyente en la Liga Iberdrola de España

Gustavo Dudamel regresa en marzo a Barcelona para dirigir «Otello»