en ,

El éxodo y el bajo salario aumentó la deserción de educadores en Torres

Texto: Yóselin Álvarez
Foto: Cortesía

La falta de un salario digno aunado al éxodo y la búsqueda de algún otro empleo que permita el ingreso de dinero, aumentó la deserción de educadores en el Municipio Torres.

En un 48% aproximadamente se ubica la cantidad de profesores y maestros que abandonaron las aulas, antes del problema de pandemia.

La mayoría de los profesionales se fue del país, otros imparten clases particulares desde sus hogares, algunos decidieron olvidarse de su vocación y laborar en el comercio informal buscando otra manera de ingresos.

Jairo Valero representante de la Federación Nacional de Trabajadores de la Educación de Venezuela (Fenatev), dijo «Los docentes se ven con las manos atadas y hay un número considerado que se han visto en la necesidad de una renuncia obligada».

Argumentó que la frustración por no ejercer la profesión tan destruida y acabada, elevó el porcentaje de docentes que laboran en la economía informal, que le permita sobrevivir en la hiperinflación.

«Estas renuncias llevan al docente a buscar otras acciones para el sustento de su hogar, el salario del docente en la actualidad gira alrededor de entre $5 mensual con una canasta básica calculada en $234 según el Observatorio Venezolano de Finanza del Ministerio de Educación».

«Aunque tengan su vocación, deben dejar su valiosa profesión para poder sobrevivir en esta Venezuela, tan golpeada, abandonada por un gobierno que nos ha llevado a este letargo donde el maestro deja su sitio de trabajo para poder vivir», puntualizó Valero.

Lucy Amado obtuvo el premio Luisa Cáceres de Arismendi

El precio del kilo de pasta supera los 2 millones de bolívares en Barquisimeto