El trueque, actualidad en Venezuela y Lara

Si creían que comprar productos baratos utilizando el trueque era cosa de la prehistoria, porque así lo enseñaron en la escuela, deben matizar este conocimiento.

La “reforma popular” llega a la economía: el trueque en Venezuela

Tomando en cuenta la realidad de Venezuela, de Lara y de Carora, la política económica del trueque llega para coger más fuerza de la que desearíamos.

Los productores del campo sobre todo deben pagar servicios esenciales para sobrevivir utilizando cambios o trueques en su día a día.

Desde el combustible, como las consultas médicas, son pagadas a menudo con productos del campo. No hay confianza en el bolívar, moneda devaluada hasta el extremo. Ni hay tampoco suficiente efectivo como para afontar pagos, y mucho menos conexión de internet de calidad para transferir dinero de forma electrónica.

El café, esa “moderna” moneda del siglo XIX, vuelve a ser actual

En Guarico, Anzoátegui o Hilario Luna y Luna del municipio Morán, hace más de dos años que se utiliza el café como forma de pago. Sí, el café, esa nueva moneda del siglo XXI (nótese la ironía).

Por desgracia volvemos a niveles del siglo XIX, cuando el café era casi tan valioso como el oro en el comercio.

Y es que en tiempos de malas cosechas, un kilogramo de café molido puede llegar a valer un dólar. Y se puede incluso pagar los precios del transporte público con café molido a peso.

Cualquier servicio médico o producto de necesidad, sea comida, carne o incluso combustibles, se puede intercambiar por café en muchas zonas de Lara. Según el valor del intercambio, se puede pagar con pequeñas porciones de café o con medidas de mayor entidad, como el quintal, que equivale a 1 kg con 200 gr.

Eso sí, el precio varía según la época del año, ya que en época de recolección el valor del café disminuye. Habrá que estar al momento en concreto para fijar el precio justo. Así funciona esta triste pero aplicada economía del trueque.

Y decimos que es triste porque no contribuye en absoluto al progreso del pueblo, sino más bien todo lo contrario: retrasa a los ciudadanos de Venezuela a 100 años atrás, como mínimo.

Trueque en Lara Torres Carora Venezuela y Caracas 24 de septiembre de 2021

No solo de café vive el hombre, se admiten pagos con lechugas y otras verduras

En otras regiones el trueque llega patrocinado por verduras y tubérculos como las papas, la coliflor, las lechugas o brócoli.

Es actualidad pura ver pagos en cualquier producto al comprar combustibles. Y llenar un camión de gasolina, cuyo depósito tiene capacidad de unos 50 litros, puede suponer muchos kg de verduras al cambio.

Se han llegado a comentar pagos de decenas de cestas llenas de lechuga, brócoli y coliflor para pagar trayectos largos, como pago por el combustible consumido.

Caracas también aplica el trueque

La situación en Venezuela es tan alarmante y crítica que no solo es el campo el afectado por esta “nueva” y “moderna” economía popular del trueque. La capital de la República, Caracas, también presencia cada vez con más frecuencia trueques para las compras cotidianas.

Algunos comercios de Caracas, sin efectivo, realizan el vuelto en productos, a cambio por el importe de la cantidad que no pueden retornar al cliente que paga en efectivo.

Otros productos que se utilizan en el trueque en Venezuela

Hay comerciantes de Barquisimeto que viajan una vez a la semana a caseríos de Urdaneta. Su objetivo es el intercambio de productos como sacos de maíz, queso, arroz, pasta y harina.

Al estar aisladas sin suministro de gasolina o gasóil, son zonas deterioradas, que sufren con más energía la carestía de medicinas básicas.

También hay quejas de productores de cilantro, aguacate, ají dulce o el tomate, ya que al ser tan perecederos no pueden aplicarse a este “avance” económico que supone el trueque.

Y por ello sus productores viven una situación todavía más alarmante: deben intercambiar sus productos por otros menos perecederos, que a su vez serán los que utilicen para pagar combustibles en Barquisemeto.

Llegan incluso a intercambiarse cabras por combustibles.

El profundo problema económico que se esconde tras el regreso del trueque

Todo esto está ocurriendo por los profundos problemas económicos que la política estatal aplica en materia monetaria.

La falta de confianza en la moneda de Venezuela, es la causa que provoca el auge del decimonónico trueque.

La autoridad monetaria, el Banco Central de Venezuela, produce una moneda que no funciona, en la que nadie confía, y que no tiene apenas valor en la práctica. Se devalúa por su política de producción y nadie espera algo bueno de una moneda así.

Una economía quebrada, inoperante y atrasada provoca que el trueque sea la única salida. La hiperinfláción agrava este problema y la población no solo ve que sus necesidades no son satisfechas por el Gobierno ni los instrumentos oficiales, sino que esa nefasta situación les empuja a acudir a otras formas de subsistencia como lo es el trueque.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *