en , ,

Los Pergaminos de Melquiades: La advertencia de Froilán Álvarez Yépez

Orlando Álvarez Crespo.
Desechar las opiniones de los sabios, de los hombres estudiados, siempre ha acarreado nefastas consecuencias para los pueblos, lideres y ejércitos. Hay quienes sostienen que Adolfo Hitler desoyó el consejo de algunos asesores de abstenerse de atacar a la Unión Soviética. En la Carora de comienzos del siglo XX cuando el padre Maximiliano Hurtado se disponía a edificar la capilla de Nuestra Señora de la Guía, Jacobo José Curiel, farmaceuta y radiestesista, advirtió de no construir en el lugar escogido para ello. No fue escuchado y se comenzó a construir la capilla de La Cruz. Tiempo después el padre Pedro Felipe Montesdeoca persistió en el empeño. A mediados de 1935 se vino al suelo la cúpula y el altar. Finalmente se desistió del empeño en reconstruirla. Desde que se construyó el moderno edificio Centro Carora”, de Dilcia Herrera, en Carora sabemos que allí hay un río subterráneo… ¿Quién le iba a creer a un hombre que decía adivinar el agua subterránea con solo valerse de una horqueta de yabo?
Sirva el párrafo anterior de introducción al tema de hoy.

En enero de 1969, cuando Carora se disponía a celebrar los 400 años de la fundación de la ciudad, el Presidente Leoni prometió iniciar los trámites para construir una represa o la obra que los caroreños acordaran pedirle al Ejecutivo Nacional. Ante las varias opciones que se discutieron, los notables que asistieron a las reuniones le hicieron saber al Ejecutivo Nacional que en las asambleas de ciudadanos (entonces no se conocía tal expresión tan chavista) el pueblo pedía la construcción de una gran represa para acabar con el problema de la falta de agua en Carora y sus alrededores. En Carora tuvieron lugar varias reuniones para presentarle al Gobierno su petición. En una reunión celebrada en los espacios del Cine Estelar donde había un consenso tácito de solicitar al Gobierno la construcción de una gran represa que estuviera acorde con la gloria y grandeza de este pueblo que dio a la Patria hombres de la talla de Agustín de la Torres, Jacinto Lara, Pedro León Torres y un largo etcétera que se desvanecía en los nombres de Rodrigo Riera y Alirio Díaz. En medio de aquel ambiente de euforia colectiva disonó la voz del Dr. Froilán Álvarez Yépez, (15 -01- 1918 9 -05- 1986), a la sazón Ministro de CORDIPLAN.
Argumentaba a contracorriente Álvarez Yépez que la construcción de una sola gran represa no sería ninguna solución al problema del agua en Carora; y en su lugar propuso la construcción de diez o doce represar pequeñas y medianas ubicadas estratégicamente en todo lo ancho del distrito Torres. Tal propuesta ofendió los sentimientos pueblerinos de los presentes. El Dr. Álvarez Yépez fue abucheado por los más insolentes.
En la burocracia capitalina la propuesta de Álvarez Yépez también pareció una locura, pero en realidad quizás estaba pensando en la gran tajada que quedad de las mega construcciones públicas. Las grandes obras facilitan y estimular el cobro de comisiones, sobreprecios, chanchullos y trácalas.
Finalmente se aprobó la construcción de una gran represa la cual originalmente se llamó Cuatricentenaria que entró en funcionamiento en 1977. Luego, al morir su actual epónimo se la conoce con el nombre de Ricardo Meléndez Silva. Su hoya tiene una capacidad para almacenar 420,00 millones de metros cúbicos de agua. Es la tercera en tamaño después de Guri y La Macagua. Se usa para irrigación, control de crecientes y recreación. En teoría debería abastecer de agua a la población de Carora, pero se quemó un motor al decir del Alcalde Edgar Carrasco El tiempo le dio la razón al venezolano que por primera vez dijo que la gestión de los gobiernos tenía que ser concebida más allá de los cinco años del periodo constitucional. La represa Ricardo Meléndez Silva, como ya lo reseñamos, en capacidad de almacenamiento es la tercera en Venezuela después del Guri y La Macagua, pero aun así Carora sigue padeciendo el grave problema de la falta de agua potable.
Ahora; ¿quién fue el caroreño que advirtió a lo caroreños y le pararon?. Desde 1986 las páginas web internacionales referidas a las biografías de personas importantes empezaron a incluir aquellos hombres destacados en alguna área específica del saber o del hacer humano que los hizo sobresalir. Se han incluido fundamentalmente personas fallecidas. En ellas, el primer caroreño reseñado fue el Dr. Froilán Álvarez Yépez. Ingeniero Agrónomo, político y Administrador de Empresas. Vivió las ilusiones, inquietudes y luchas en las que Venezuela se inició a raíz de la muerte de Gómez. La Federación de Estudiantes de Venezuela (F.E.V) fue la principal plataforma de las posiciones que tomó en aquella alborada de la democracia, la justicia social y la cultura.
Su vida de servicio público comienza en 1938, siendo estudiante, cuando se desempeñó como telegrafista.  Al graduarse, es Jefe de la Unidad Agronómica de Lara e Ingeniero Agrónomo Jefe de Campo de la C.A., Agrícola El Rodeo. En 1947 obtuvo el título de doctor en ingeniería agronómica en la U.C.V. Al surgimiento de la democracia tiene destacada y útil actuación política.  Gobernador de Lara. De esa función pasó a la de Senador del estado Lara, como independiente. Co-rredactor de la Ley de Reforma Agraria. Convenció a R. Betancourt de la necesidad de crear un organismo encargado de planificar la acción del Estado en la Economía y en el desarrollo del país. Así nace CORDIPLAN, el ministerio encargado de la elaboración de los planes de desarrollo de la Nación. Su pasión por la Seguridad Alimentaria y Desarrollo fue el objetivo determinante de su interés técnico y político.  La preocupación en este tema lo condujo a la convicción de la necesidad  de descentralizar las actividades públicas y privadas, a fin de vigorizar las  regiones.  Todo este complejo, pero coherente conjunto de orientaciones, lo llevó a impulsar la creación de FUDECO.
Simultáneamente a la actuación en FUDECO, Álvarez Yépez promueve y es miembro de la Comisión Organizadora del Centro Experimental de Estudios Superiores, hoy UCLA y Presidente de la Comisión Consultiva del Instituto Universitario Politécnico, además de otros importantes cargos directivos. Al dejar FUDECO, asume el ministerio de Agricultura y Cría, en el que puso énfasis en la necesidad de planificar y programar la actividad agrícola del país. Renuncia al Ejecutivo para encargarse de la Embajada de Venezuela en Italia y simultáneamente, ante la Food and Agriculture Office de las United Nations (FAO). A su regreso se dedicó, con el mismo tesón y capacidad, tanto a su actividad de empresario agrícola como a la de asesor de organismos públicos, hasta su fallecimiento.
A pesar de tener dos pendejas represas, los caroreños morimos de sed y después de leer esta nota hasta el alcalde Carrasco queda como perdonado

Maduro propone “método 7+14”: 7 días de flexibilización y 14 de cuarentena

Sobella Mejias: «Hay que buscar lo que nos une y no los que nos separa»